FORTALECEMOS AL CAMPO POBLANO
PREDIAL 2023
Publicado enDestacadas, Elecciones 2018

Con un PRI fracturado, Jiménez Merino va como candidato a gobernador de Puebla

Alfredo Ramírez

A Alberto Jiménez Merino por fin se le hizo contender por la gubernatura de Puebla. Sin embargo, el exdelegado de la Conagua fue palomeado en el peor momento del PRI, ya que figura como tercer fuerza política en la entidad, y según las encuestas que se han publicado, no tiene posibilidades de repuntar en la elección extraordinaria del 2 de junio.

Fue en una reunión entre la líder nacional, Claudia Ruiz Massieu y cuatro de los aspirantes en la que se decidió por designación directa que debe ser Jiménez Merino, quien en la elección del 2016 y 2018 buscó ser nominado, pero en ambos casos se alineó a los entonces abanderados, Blanca Alcalá Ruiz y Enrique Doger, respectivamente.

En esta ocasión, Doger Guerrero se quedó  en el camino al igual que  Lorenzo Rivera y Ricardo Urzúa, quienes en su momento alzaron la mano para competir en las urnas el próximo 2 de junio.

Va con un PRI desmoronado

La postulación de Jiménez Merino se da en medio de una fractura en su partido pues el PRI no logró alianzas ni con su exaliado, el Partido Verde por lo que va solo.

Aunado a ello, en las precampañas, líderes políticos del tricolor como Javier López Zavala, excandidato a gobernador en la elección del 2010 y Ardelio Vargas, se sumaron al proyecto de Miguel Barbosa de Morena.

Lee: Expulsarán a Zavala del PRI por apoyar a Barbosa

Ardelio fue funcionario en el gobierno de Enrique Peña Nieto y en el de Rafael Moreno Valle. Tanto ellos como 57 presidentes municipales han respaldado la aspiración de Barbosa, quien figura como puntero en las encuestas.

Jiménez Merino lleva 32 años de militancia en el partido  y sus conocimientos se basan en el campo, pues es ingeniero agrónomo zootecnista por la Universidad de Chapingo.

Recomendamos: Único debate entre candidatos a la gubernatura será el 19 de mayo