Preguntas y estrategias para el 2021 ¿quién será el bueno?



Los políticos actuales y locales no terminan de comprender que la política tradicional está obsoleta y que si no aplican un mecanismo de comunicación digital contundente pocos serán los resultados que logren obtener de manera individual, pues una vez más estarán sujetos y se verán afectados por la marca, los colores y los líderes nacionales que les representan.

 

¿Cómo se pretende que los escándalos de corrupción sobre Lozoya y Peña no afecten al tricolor, cómo se quitarán los halos de malos resultados, ocurrencias y relación con el crimen organizado de Fox y Calderón, e inclusive, cómo lograrán algunos solventar que esta ocasión no estará López Obrador en la boleta para ayudarlos a obtener el triunfo?.

 

Pocos son los que, con errores, malas estrategias, manejos raquíticos de redes sociales y algunos intentos escuetos, comienzan a levantar la mano, pero sin fundamentos, dejando de lado la implementación de temas bandera, de estrategias de comunicación consolidadas; hoy hablan de la economía y mañana pretenden abanderar temas de educación, se quejan de la falta de igualdad de género, pero se muestran solidarios con el turismo, sin dejar de lado el tema de la pandemia por supuesto, y el problema no es ese, la realidad es la falta de enfoque y soluciones a los ciudadanos. Quieren ser el ajonjolí de todos los moles, pero no terminan de sazonar sus propios argumentos y propuestas.

 

Mezclan la gimnasia con la magnesia y se olvidan que los ciudadanos requieren de personas especializadas para representar sus intereses, que, en esencia, giran en torno a la economía y reactivación luego de la pandemia, la seguridad y la educación, la salud y la tecnología. Nadie levanta la mano.

 

Tendremos para el 2021, 273 puestos de elección popular entre presidentes municipales y diputados locales y federales, habrá casi mil candidatos contando al menos a las 3 principales fuerzas políticas en el estado ¿Qué hará la diferencia, cuáles serán las propuestas de valor que los llevarán al triunfo?

 

¿Dónde estarán los “Mijis” poblanos, los “Abraham Mendieta”, dónde están las “Tatiana Clouthier”, dónde están los Belauzarán, los de Acción Nacional, -¿del PRI hay alguien?-, habrá figuras representativas, verdaderos influencers políticos que dictan línea, habrá perfiles innovadores? Parece que no. Falta calidad en la comunicación política de los representantes locales, faltan nuevas opciones que no sean redundantes y que no se resuman a los mismos de siempre, los mismos apellidos en la cartelera por falta de opciones o serán las opciones menos malas ante la falta de cuadros y opciones disruptivas.

 

Y sí, hay envergadura política, trabajo de muchos años, cargos en el CV, sí, pero ¿donde está la renovación de líneas discursivas y materiales, de contenidos y herramientas para atender las necesidades de una población que adelantó su comunicación digital al menos 5 años a causa de la pandemia?

 

¿Quién le está hablando a los jóvenes, quién se atreverá a levantar la mano para abanderar las causas sociales que han estancado al estado y lo han dejado en la inacción, que lo han convertido en mocho y de doble moral; cuándo los políticos y sus estrategias levantarán la voz, cuándo se dará la nota nacional?

 

Para estas elecciones, el factor de la co­municación digital y su correcta aplicación en las distintas plataformas disponibles se­rá determinante, los tiempos de navegación en redes sociales aumentaron en 42 por ciento, mientras que el consumo de noticias en plataformas digitales incrementó en 35 por ciento, según los estudios más recientes de distintas empresas tecnológicas durante los últimos meses, pero también lo serán las estrategias integrales, el historytelling (contar historias), la buena narrativa, la utilización de medios alternos, del marketing de contenidos, en redes sociales y a través de influencers.

 

Tampoco podemos olvidar que para estas elecciones los candidatos tendrán sólo 30 días para impactar, para hacer la diferencia, para lograr que cada día cuente. Las encuestas, los medios y la utilización de la mayor cantidad de plataformas posibles serán factores a considerar dentro de los planteamientos, sin olvidar que la saturación de información eliminará de un solo corte la posibilidad de influir en los ciudadanos.

 

Entonces… ¿Quién será el bueno?

 

Por Luis David García/ @ldgarcia_mkt


Avatar

Luis David García

Asesor en comunicación política y digital. Se ha desempeñado como periodista en medios nacionales y locales. También se ha desempeñado como editor, director general y de la estrategia digital de distintos proyectos periodísticos.

Entrada Relacionada

Contacta a nuestros reporteros