“Después de seis años por fin enterré a mi hija”: madre de Olga Nayeli, descuartizada por su esposo



 

Después de seis años de permanecer en el Semefo, por fin enterré a mi hija. Hace 15 días me entregaron sus restos en avanzado estado de putrefacción, porque su feminicida metía amparos y amparos para que no me lo entregaran. Ya estoy tranquila (…) ahora quiero que me den a mi nieta, la tienen amenazada”, comentó Argelia Romero, madre de Olga Nayeli Sosa Romero víctima de feminicidio en el 2014 en Puebla.

 

Doña Argelia lleva seis años consecutivos marchando en el Día de la Mujer en esta entidad, para exigir justicia por el atroz crimen de su hija. La mujer visiblemente cansada y devastada por las irregularidades con las que se ha enfrentado en la búsqueda de la justicia para su hija, no deja de luchar para que su yerno Moisés –presunto feminicida- pague por el crimen cometido el 9 de junio del 2014.

 

Los medios de comunicación en su momento dieron a conocer que la mujer quien tenía 35 años de edad en 2014 fue descuartizada y calcinada por su esposo quien es médico internista

 

La mujer de más de 60 años de edad fue una de las que participó este domingo en el contingente de la marcha de mujeres #8M y tras una hora de camino no dejaba de gritar al unísono las consignas que coreaban otras mujeres al micrófono, para exigir un freno a los feminicidios.

 

 

Cuando transmitía para MTPNoticias desde el zócalo de Puebla, doña Argelia se detuvo frente a mí sonriente para mostrarme la imagen de su hija. Minutos después le pregunté que si podía platicarme de su caso y si me permitía grabarla, ella aceptó enseguida y comenzó por decirme que a su hija la mataron hace seis años y al presunto feminicida no lo han sentenciado, a pesar de que confesó el crimen y de que hay pruebas de las atrocidades que le hizo a Olga Nayeli.

 

Recomendamos: En pleno Día de la Mujer, Maribel fue asesinada por su pareja en Coronango

 

Hoy ya estoy tranquila, respiro más tranquila porque por fin el cuerpo de mi hija (…) más bien los restos de ella en muy mal estado de putrefacción. Ese hombre (Moisés)  metía amparos para que no me la dieran. Estuvieron seis años en ese lugar donde tienen a los cuerpos, en el Semefo me parece. Por fin pude enterrarla, darle cristiana sepultura hace 15 días”, comenta.

 

 

Doña Argelia reprocha que las autoridades no le hayan hecho justicia a su hija en seis años, además acusa que le arrebataron a su nieta de ocho años de edad en octubre pasado y sus consuegros se han burlado de que han “soltado lana, para que los jueces bailen como perros”.

 

Quiero recuperar la custodia de mi nieta, que a ese maldito, desgraciado y mal… lo sentencien. El que era el juez segundo de lo penal y una secretaria de acuerdos se guían con la corrupción, ellos no querían darme el cuerpo de mi hija. Llegó la nueva juez, le platiqué el problema y dijo que no era posible”, agregó.

 

Doña Argelia dice temer por la seguridad de su nieta de ocho años de edad, quien tenía casi tres años cuando su madre fue asesinada en una recámara que se encontraba junto a la de ella en un domicilio ubicado en la colonia Huexotitla en la ciudad de Puebla.

 

“Sus padres (de Moisés) han soltado lana para que no lo sentencien (…) están alargando el proceso, hizo pedacitos el cuerpo de mi hija (…) me quitaron a mi nieta, no me la quieren dar ¿usted cree que la va a tratar bien? Si su padre hizo pedacitos el cuerpo de mi hija, la tienen amenazada, ya una ocasión la secuestraron ellos. Su abuela le dice con coraje que es igualita a mi hija”, reprocha.

 

Casi al final de la entrevista, doña Argelia se quiebra y pide ayuda para difundir el caso de Olga Nayeli Sosa, quien fue odontóloga de profesión y fue asesinada a golpes por su esposo, el médico internista Moisés.

 

Recuerda que su yerno fingió la desaparición de Olga Nayeli y quiso aparentar que ella lo había dejado por otro hombre. Sin embargo el 21 de junio del 2014 fue detenido por elementos de la FGE, luego de que encontraran las manchas hemáticas en el cuarto que compartía con su esposa.

 

Doña Argelia aprieta los dientes y recuerda que su propio yerno confesó haber “hecho cachitos a su hija” a la que enterró en un paraje ubicado entre Izúcar de Matamoros y Huaquechula. Después le prendió fuego y le echó cal.

 

Tras su detención, el hombre declaró en la averiguación previa 1382/2014/Atlixco que había peleado con su esposa, que ella lo habría empujado y luego cayó de espaldas golpeándose con la punta de un mueble en la cabeza. Sin embargo las autoridades judiciales resolvieron que la causa de muerte fue por golpes con un marro.

 

Foto portada: Especial


Avatar

Luisa Tirzo

Jefa de Información Criminóloga de profesión, Reportera por pasión…. Reporteó12 años para Síntesis. Fue corresponsal y coordinadora de Regionales en Cambio. Contacto: @LuisaTirzo / [email protected] / 222 709 4290

Entrada Relacionada

Contacta a nuestros reporteros