PEL Agradecimiento

Daniel Hernández/ @danherc

Aideé Mendoza Jerónimo había planeado visitar el 11 de mayo la comunidad de sus papás: Tempexquixtla, perteneciente al municipio de Huatlatlauca en Puebla para participar en la fiesta patronal como lo hacía cada año.

Sin embargo, eso ya no fue posible pues una bala le arrebató la vida a la joven de 18 años edad mientras recibía sus clases de Matemáticas la tarde del lunes en CCH Oriente de la UNAM, en la Ciudad de México, en donde radicaba con sus papás y sus tres hermanos.

El cuerpo de Aideé llegó la madrugada de este miércoles 01 de mayo a la Mixteca de Puebla en un ataúd color blanco. Primero pasó por la casa de sus familiares en donde solía pasar el rato cuando visitaba esta localidad y posteriormente, los restos fueron llevados a una capilla que se ubica  escasos 100 metros del domicilio en donde se realizó una misa de cuerpo presente.

Lee: Un misterio el asesinato de la poblana Aideé en CCH Oriente UNAM: no fueron sus compañeros ni el maestro

Quería ser Psicóloga 

El sueño de Aideé de estudiar una carrera universitaria en la UNAM, Psocología, según sus familiares también quedó truncado en su homicidio, un hecho que no ha sido esclarecido del todo, pues según autoridades capitalinas, solo se tiene certeza de que la bala provino del mismo salón de clases debido a que no hay indicios en que haya provenido de fuera.

Durante este miércoles en el velorio, familiares y amigos de la joven exigieron justicia por este hecho pues no dan crédito de cómo un alumno puede perder la vida en su salón de clases.

Te puede interesar: Esta es la pluma bala con la que habrían asesinado a la poblana Aideé en CCH Oriente de la UNAM

Cosme Panoaya es una amiga de la mamá de Aideé pero ve a la joven como su sobrina.  “Ella es una joven tranquila, tiene una educación, valores por medio de sus padres, de la iglesia, del evangelio que ella profesaba, se nos hace tan increíble que ella haya fallecido de esta manera”, declaró a medios este miércoles

Tanto ella como otros familiares han acusado que las autoridades educativas no brindaron debida atención a la estudiante, ya que la ambulancia tardó más de 40 minutos en llegar además que hay inconsistencias en las declaraciones.

 

Antes de ser trasladada a Puebla, la joven también fue despedida por sus amigos y compañeros en una iglesia de la religión conocida coloquialmente como  mormones en Iztapalapa, en donde Aideé vivía con sus papás y sus tres hermanos.

Aparte de profesar esta religión y acudir de manera constante  a la Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días, Aideé formaba parte de niños exploradores, conocidos como boy scouts, dinámicas que le enseñaba a los niños de la comunidad de sus padres cada que lo visitaba.

Ella no nació en Puebla pero viajaba seguido, según sus familiares, quienes la describieron como una joven amable, espiritual que no se metía en problemas.

Fotos: @danherc