FORTALECEMOS AL CAMPO POBLANO
PREDIAL 2023
Publicado enVirales

Vicente Fernández fue albañil y lavacoches antes de ser el ‘Charro de Huentitán’

Vicente Fernández es el ídolo de la canción mexicana, su popularidad rebasa los límites de las fronteras y se ha consagrado ya como uno de los grandes e inmortales del folclore nacional.

Además, de su voz, su historia de vida fascina a sus seguidores pues él no es un cantante al que se le haya dado todo, empezó desde abajo, muy abajo.

En diversas ocasiones el nacido en Huentitán, Jalisco, ha mencionado lo mucho que le costó llegar hasta el lugar que ocupaba actualmente, pues no todo es a base de talento, el trabajo y la disciplina han sido los motores fundamentales del éxito de Don Chente.

Lee: Muere Vicente Fernández ídolo de la música regional mexicana a los 81 años de edad

Antes de ser el cantante que es hoy en día, Vicente Fernández Gómez tuvo diversos oficios: lavar carros, lavar platos, bolero, albañil y pintor de brocha gorda.

Los oficios de Vicente Fernández

En una ocasión para la revista Quien, el ídolo de México mencionó que a él no quiso seguir estudiando y que sólo terminó hasta el 6to año de primaria, fue así como diversos oficios le sirvieron para poder solventar sus gastos.

En la historia de vida de Fernández Gómez destaca que su papá era un ganadero que fracasó en su intento de prosperar, fue de tal modo que la familia tuvo que emigrar de Jalisco a Tijuana en busca de mejores oportunidades, luego de estar en esta ciudad emigró a la capital del país para trabajar.

De acuerdo con lo que Chente cuenta, trabajó en una obra civil haciendo cimientos, pero ese trabajo era muy pesado para él pues tenía una hernia en uno de sus testículos, relata que un día uno de los capataces lo halló acostado y que con “toda la pena” se tuvo que bajar el pantalón, fue en ese momento en que sus superiores decidieron pasarlo al equipo de pintura.

Recomendamos: Carmen Salinas muere a los 82 años de edad, tras estar en coma

Vicente “El pintor”

Así fue como llegó a ser asistente de pintor, su trabajo consistía en raspar las paredes y dejarlas listas para poderlas trabajar, para la misma entrevista el intérprete de “Mujeres divinas”, mencionó que como les cantaba, los pintores se peleaban por que estuvieran con ellos y mencionó que su sobrenombre de la época era el de “El Cuñado”.

Al año Vicente ya era pintor y su papá era su ayudante.

Por @MTPNoticias/ Metropolitano Puebla

Crédito: Heraldo de México