¿Cómo prevenir y combatir el acné provocado por usar cubrebocas?



Compartir

¿Qué es el maskné? Uno de los efectos más comunes (y terribles) que tiene el uso de mascarillas es el brote o acentuación de acné, a causa de roces o falta de oxigenación.

 

Terrible, lo sabemos. Pero la seguridad es primero, ¿no crees? Entonces, si no vamos a poder abandonar el uso de mascarillas –porque ante todo somos personas responsables–, aprendamos cómo prevenir y combatir los granos que ha traído este accesorio ahora indispensable.

Primero: ¡No te traumes!

 

El maskné es más común de lo que crees. A mucha gente nos pasa y todas (DE VERDAD TODAS), nos sentimos pésimo. Además de que tememos por la salud de nuestra piel. Así que lo mejor es tomar un respiro, relajarnos y seguir estos fáciles consejos, además –obvio– de consultar a un profesional en algún momento.

 

Recomendamos: ¡Alerta! Así puedes identificar un falso cubrebocas KN95

Ahora, entendamos por qué aparece el maskné…

 

Cuando tapamos nuestra cara con un cubrebocas procuramos mucha más humedad y vapor de lo que solemos tener en esa zona. Allí comienzan a juntarse saliva, mucosidad y sudor, entre otras secreciones. Entonces se bloquean poco a poco nuestros poros se van tapando.

 

La historia se complica si tu piel es grasa, claro. Pero no temas. Para todo hay salida.

Toma un jabón amigable con tu piel

 

Lavar tu rostro antes y despue?s de usar mascarilla es fundamental. Apuesta por productos adecuados, respetuosos con los li?pidos de la piel y que no te hagan daño. Si usas jabones especiales, llama a tu dermatólogo para corroborar que no tengas problemas con este lavado recurrente.

Hidrata tu piel

 

Busca texturas ligeras. Es decir, no apliques ni aceites ni cremas muy pesadas que te vayan a perjudicar. Siempre es mejor aplicar una crema casi líquida o un rocío de agua termal unos 30 minutos antes de usar cubrebocas.

 

Lee: Castigarán con multa de hasta 24 mil pesos a quienes no usen cubrebocas en Turquía

Purifica tu piel

 

Oxigena, oxigena, oxigena. Pregunta por productos que ayuden a esto y que vayan acorde a tu tipo de piel; tus poros literalmente respirarán mejor y te sentirás un poco más fresca. ¿A quién no le molesta ese calor bajo la mascarilla?

Por último, unos consejos útiles…

 

Busca y practica ejercicios de relajación. El estrés también ayuda a que este llamado maskné aparezca mucho más pronto.

 

Si usas maquillaje, recuerda que la presio?n de la mascarilla hace que los pigmentos de éste penetren ma?s, obstruyendo los poros ma?s rápido. Por eso, elige texturas ligeras –con una cobertura ma?s natural– o sólo úsalo de vez en cuando. Si sólo vas a hacer una salida rápida, mejor no te maquilles. Deja que piel (así de linda como es) viva tranquila.

 

Usa una mascarilla adecuada. Idealmente, ésta es de algodón para que la piel respire un poco. Recuerda: debe quedar ajustada, pero sin incomodarte.

 

Lava tus mascarillas reutilizables con agua caliente y jabón hipoalergénico, sin olvidar las demás recomendaciones del fabricante.

 

Y, si tienes que salir mucho con la mascarilla puesta, busca un lugar donde puedas guardar distancia de los demás y toma un descanso de 15 minutos sin subrebocas cada 4 horas.

 

Crédito: Cosmopolitan

Por @MTPNoticias

Compartir

Entrada Relacionada

Contacta a nuestros reporteros