Esteban Moctezuma, secretario de Educación, debe materias en la UNAM



@MTPNoticias

 El titular de la Secretaría de Educación (SEP), Esteban Moctezuma Barragán, tiene cédula profesional como economista por parte de la UNAM, pero en su paso por esa misma institución, en la carrera de Derecho, quedó a deber materias que hasta ahora le han impedido obtener su título.

En una aclaración dentro de su declaración patrimonial publicada en Declaranet, correspondiente al pasado 10 de febrero, el secretario escribió: “Preciso que estudié la carrera de Derecho y debo presentar unas materias faltantes para concluir“.

Su cédula por la carrera de Economía, número 0531192, fue expedida en 1978. El funcionario cuenta además con una maestría en Filosofía por la Universidad de Cambridge, de la cual solo tiene la constancia.

En su declaración inicial, Moctezuma abrió su patrimonio de manera parcial y rechazó transparentar sus posibles conflictos de interés. En la segunda versión, luego de una advertencia del titular del Poder Ejecutivo federal, Andrés Manuel López Obrador, detalló su experiencia política; asimismo, declaró que recibiría 105,000 pesos de sueldo mensual como cabeza de la SEP.

No obstante, en el documento ahora también aclaró que su remuneración mensual neta como declarante por cargo público es de 108,376 pesos que, sumada a la cantidad de 105,000 por otros ingresos (arrendamiento de un bien inmueble), arroja un total de 213,276 pesos.

Su carrera política

Moctezuma forjó su carrera política con el PRI. En 1992, se incorporó al equipo de Ernesto Zedillo, quien ese entonces era secretario de Educación. Dos años después, se convirtió en el coordinador de su campaña presidencial.

En la administración zedillista, estuvo al frente de la Secretaría de Gobernación (1994-1995). Después, se trasladó a la palestra legislativa como senador (1997), para luego retornar al gabinete ahora como secretario de Desarrollo Social (1998-1999).

Tras el fracaso electoral de Francisco Labastida en el 2000, cuando fungió como coordinador de la campaña, se alejó de la vida política e incluso dejó su militancia en el PRI, para saltar al ámbito privado desde Fundación Azteca, la institución de beneficencia de Grupo Salinas que realiza proyectos educativos, ecológicos y culturales, entre otros.

En 2017, regresó a la política, ahora de la mano de López Obrador, a cargo del nuevo acuerdo educativo, que tiene como finalidad —según se asegura— una educación de excelencia y derogar la reforma que se impulsó en el sexenio de Enrique Peña Nieto, la cual considera fue más laboral que educativa.

Entre las polémicas que ha levantado respecto de este tema, está el haber dicho que los alumnos podrán copiar con el nuevo acuerdo educativo y que los maestros no necesitan saber inglés para enseñarlo, aunque este modelo ya haya sido usado en otros países.


Entrada Relacionada

Contacta a nuestros reporteros