El sentir de la impunidad en una víctima



Demás está describir mi sentir ante la ola de comentarios que en los últimos días he recibido a través de mis redes sociales, no me queda más que agradecer toda la solidaridad de las personas que se han sumado a etiquetar a las autoridades poblanas, al programa y a sus jueces y sobre todo al gremio periodístico que sigue al frente de la batalla.

 

La semana pasada les compartir parte de mis pensamientos a raíz de la agresión que sufrí en ‘El Parián’, sin saber que por una ‘simple’ razón, uno de mis agresores había reabierto sus redes sociales, hoy todo Puebla sabemos el trasfondo de la historia.

 

Es tan lamentable, que una persona, quien dice ‘que ha picado piedras’ para llegar donde está, pudo, de cierta forma burlar a las leyes poblanas.

 

Este fin de semana, continuaron llegando a mis redes las denuncias anónimas de lugares donde presuntamente frecuentan los agresores, sus supuestas direcciones, fotos y videos que comparten en sus historias de Instagram, y esto me llena de impotencia, porque a decir de las autoridades que llevan el caso, la Fiscalía de Puebla, aún no tienen ubicadas a estas personas. No saben dónde están sus domicilios, pero los poblanos, amigos y seguidores, rápido lograron dar con sus paraderos. ¡Vaya!

 

Por esta razón, el gremio periodístico en Puebla se sumó nuevamente a la campaña #PeriodismoSinViolencia y #DeAgresorACantante para exigir a las autoridades una resolución a mi caso, y sobre todo a pedir que den seguimiento a las demás agresiones que han sufrido un sinfín de trabajadores de los medios de comunicación, como la de Paulo Yolatl, periodista que fue amenazado por un grupo de ‘influencers’ y a quien tampoco la Fiscalía de Puebla le ha dado una respuesta al tema.

 

También está la agresión a golpes de mis compañeros de Milenio de Melanie y Carlos, quienes acudieron a cubrir el velorio de Edgar, policía asesinado en el atentado contra Omar García Harfuch, titular de la Secretaría de Seguridad Ciudadana de la Ciudad de México. Ellos, fueron golpeados por 10 integrantes del agente e intentaron despojarlos de su cámara y celulares.

 

El hecho más reciente fue el incendio del automóvil del reportero, Eduardo Martínez, del Periódico Noticias en el municipio de Teziutlán, él ya ha recibido amenazas vía telefónicas, diciéndole “Ya te quemamos tu carro, lo mismo que le hicimos te va a pasar a ti”. Lamentable.

 

Lee:Agresor de reporteros de Puebla anda feliz en un reality show, ¿y la justicia?

 

Esto no puede seguir ocurriendo.

 

Todos en una sola voz, queremos que por primera vez en Puebla se logre una respuesta favorable al gremio de periodistas y reporteros, porque es importante que nuestra profesión sea valorada, y no denigrada como en muchas ocasiones. Que no quede impune un hecho, que pudo llegar a ser una tragedia, que nuestro Estado, sea referente de que sí se cumplen las leyes o ¿acaso es mucho pedir?

 

Pero en fin, si yo puedo tener la voz para que nos volteen a ver, la levantaré sin miedo a que me callen.

 

 

Por Itzel Valencia/ @itzivalencia


Entrada Relacionada

Contacta a nuestros reporteros