Los dichos de Lulú: ¡La seguridad es pa’ quien le alcance!



Meme Yamel/ @MemeYamelCA

Parece un mal cartón de sátira, pero es más real que nunca. La seguridad en la capital poblana no es más que una moneda de cambio para quiénes la pueden pagar.

Lourdes Rosales, actual Secretaria de Seguridad Pública y Tránsito Municipal considera que la seguridad es cuestión de inversión, por eso puso a disponibilidad de los poblanos un solo producto con un valor de 340 pesos.

Lulú, la funcionaria, pidió a los ciudadanos que le echen una manita a la dependencia que anda en la cuarta austeridad comprando pulseritas rosas para que así pongan en funcionamiento sus cámaras de video vigilancia y botones de alertamiento que contribuirían con la seguridad del municipio.

¡Imagínense!, ahora si quieren sentirse seguros hay que adquirir la mentada pulsera rosa de 340 pesos cual cover de antro y en zona VIP.

Este mega proyecto no lo pueden superar ni las ideas de Javi Noble, pero resulta que no es ni idea suya, lo único suyo fue hacer de este producto algo unisex porque les platico, estas pulseras ya estaban en circulación desde hace tiempo; se distribuían exclusivamente con mujeres que se sintieran inseguras y funcionaba como un foco de alerta para que los demás supieran que dicha mujer se sentía en peligro.

¿No que no había ciudadanos de primera y de segunda?

Pues Lulú demuestra que sí, a pesar de asegurar que aun sin comprar las pulseras, la atención a los ciudadanos se seguirá brindando; efectivamente no será igual.


Los que no tengan la pulsera serán atendidos con otros mecanismos de respuesta que calificó como “inmediata” pero no precisó mayor detalle, lo que sí sabemos es que si compran la pulsera rosa van a ser beneficiados con mecanismos de seguridad exclusivos, cómo si los delincuentes hoy tuvieran blancos exclusivos.

Tal parece que Lulú no entiende, que no entiende. No cuenta con mayor diagnóstico de la inseguridad de la capital, no tiene un plan de trabajo que marque prioridades, que identifique los focos rojos, en fin no tiene mayor idea de que hacer ahí y si le recortan el presupuesto, ¡pues menos!

¿Cuánto tiempo más vamos a estar operando en base a ocurrencias dignas para un estudio de caso, o peor aún, para un programa de Ripley?… aunque usted no lo crea.

Foto: @LourdesRMtz


Entrada Relacionada




-->