Meme Yamel/ @MemeYamelCA

Amigos la verdad es que no soy fan de hablar de este tema, menos porque el papel de la mujer en la política está cobrando más fuerza que nunca, pero justamente en pro de sumar al empoderamiento de nuestra especie, lo haré.

Para todas mis amigas feministas que de verdad están persiguiendo la equidad, sé que me entenderán. Para todas aquellas que se han trepado en un tren de odio buscando justificar lo injustificable siendo beneficiarias de todo lo bueno sin obtener una sola responsabilidad en la vida, sé que no me entenderán pero espero algunas enmienden el camino.

Para ponerlos en contexto estamos en el recién inaugurado (y por muchas de nosotras esperado) momento del empoderamiento real de la mujer, hay muchas cosas que aún no se terminan de acomodar y menos cuando se trata de política, campañas y acompañar a tu esposo en sus deseos por alcanzar la gubernatura de un estado.

En el estado de Puebla particularmente estamos atravesando por una contienda que no le hace justicia a la mujer en realidad; en la elección del 2018 una mujer se vio enredada en los sueños y aspiraciones de su marido, y lo que comenzó como una aspiración legitima y propia se convirtió en un evento forzado que terminó de una forma trágica.

A raíz de eso vivimos una “nueva” contienda que arrastra los rancios olores del pasado político sistemático en donde lejos de aprovechar la energía de las mujeres que acompañan a los candidatos, las colocan en un segundo plano, pareciera obligado o muy forzado.

Pese a los sistemáticos intentos del equipo de campaña de Barbosa por situar a ‘Chayito’ como una esposa, que muy no queriendo la cosa, cercana, solidaria y atenta, su semblante no dice lo mismo. Lejos de parecer una figura motivada que aprovecha la cercanía por la discapacidad con la que cuenta su marido, parece una figura forzada que de forma muy involuntaria terminó estando en un lugar donde no quería. Si usted la ha visto sonreír en algún evento o simplemente mostrarse emocionada y motivada porque prácticamente ya tienen un pie dentro de casa puebla avíseme porque hasta el momento se sigue buscando esa motivación que no aparece por ningún lado.

Luego tenemos a María González de Cossío, la esposa de Enrique Cárdenas. Amigos, no sé como abordar claramente este tema pero lo haré como sale de mi ronco pecho. ¿A quién se le ocurrió que era buena idea lanzar spots de la esposa de un candidato desde la muy particular comodidad de su hogar? Entiendo que buscan generar empatía con aquel segmento de esposas fieles devotas de su hogar, pero ¿de verdad ese es el mensaje que quieren mandar cuándo Cárdenas dice que estamos en la segunda batalla de Puebla?

Forma es fondo, siempre, no me puedo imaginar en la época de la batalla de Puebla a las esposas de los soldados muy tranquilas ellas quitadas de la pena en su casa comentando cosas bonitas y hablando del clima. En realidad muchas de ellas estaban en las calles con rifles haciendo frente por defender su estado, o algunas otras aterradas y escondidas y justo las que permanecían en sus casas muy quitadas de la pena en sus cocinas, pertenecían al régimen que siempre se ha buscado derrotar ¿mandando mensajes incorrectos? Yo creo que sí.

Y por último tenemos a Christian Guzmán, quien desde hace mucho tiempo se ha dedicado a las labores sociales y ha mantenido un constante perfil dentro de las mujeres rotarios, sin duda es una mujer que desde antes de cruzarse caminos con el candidato priista se ha mantenido igual, ¿pero y entonces? ¿hay alguien aprovechando eso? No, nadie, el sabor de la derrota es tal que hasta nosotros lo percibimos a kilómetros de distancia.

Sin lugar a dudas lo único que comparten estas mujeres es que son sólo las mujeres ‘de’ en lugar de ser las mujeres fuertes que sumen con su inteligencia y empatía a los proyectos de sus familias, en realidad la imagen que se percibe es que están en el momento incorrecto, en el lugar que no quisieron y forzadas a abonar a un proyecto para el cuál no han considerado su talento.

¡LOS LEO!