Raptan a Osmara para obligarla a casarse y la asesinan de un balazo en la cabeza



Compartir

En Tehuantepec, Oaxaca, la familia de Osmara tiene miedo a testificar ante las amenazas de muerte, frente al feminicidio de su hija.

 

A sus 14 años de edad, Osmara fue secuestrada por Alfonso, un hombre mayor que insistió en casarse con ella; sin embargo, su familia se negó al matrimonio forzado, pero a la fuerza y a golpes se apoderó de la mujer hasta matarla de un tiro.

 

De acuerdo con El Universal, el pasado 1 de diciembre, autoridades en Santo Domingo Tehuantepec detuvieron a Alfonso en su domicilio por asesinar a su esposa, y después intentó quitarse la vida para evitar la prisión.

 

Recomendamos: “Nos quiso matar”: narra Katy, su esposo intentó quemarla viva a ella y a sus hijos

 

Un juez vinculó a proceso por feminicidio agravado a Alfonso, y en 10 meses le dictarán sentencia, pero familiares de Osmara tienen miedo porque recibieron amenazas de muerte en caso de testificar en su contra. La familia sólo pide justicia ante un feminicidio más en en Oaxaca.

Vida de violencia

 

Osmara no terminó la secundaria. Apenas cursaba el segundo grado cuando fue raptada “con fines matrimoniales” por Alfonso. Ese 31 de diciembre de 2014, ella tenía 14 años, a unos días de cumplir 15. Por ser menor de edad, el matrimonio nunca llegó, “su familia no estuvo de acuerdo y no se casó”.

 

Cinco años después, Osmara cumpliría 20 años el próximo 15 de enero, pero no lo hará porque Alfonso decidió pegarle un tiro. Ahora sólo vive en una foto en la mesa de imágenes religiosas, en el mismo sitio donde su familia levantará la cruz de flores para llevarla al panteón de Dolores.

 

“Nunca estuvimos de acuerdo que se casara o viviera con él. Ella llegaba aquí a visitarnos, traía golpes en la cara y el cuerpo, pero siempre decía que se pegaba con la puerta, con la ventana, o que tropezaba y se lastimaba”, relatan.

 

Lee: #Feminicidio: Encobijada y con 3 balazos, abandonan a mujer en Tehuacán

 

Alfonso fue detenido el mismo 1 de diciembre. Estaba en su domicilio de Santo Domingo Tehuantepec, con lesiones en el cuello como si hubiera querido colgarse.

 

Un final trágico, donde probablemente se pudo haber evitado, si desde el primer momento en que la familia se dio cuenta del maltrato, la hubiera alejado de el.

 

Crédito: Cultura Colectiva/ El Universal
Foto: El Universal

 

Por @MTPNnoticias

Compartir

Entrada Relacionada

Contacta a nuestros reporteros