‘Coraline’ estuvo inspirada en una historia más escalofriante que la película



Coraline es una película que provocó un mar de pesadillas a varias generaciones de niños, a pesar de ser dirigida a un público inocente y pueril, el filme aborda temáticas sumamente oscuras, acompañadas por perturbadoras imágenes difíciles de olvidar.

 

Coraline es tan oscura que constantemente se le suele atribuir al director y productor Tim Burton; sin embargo, esta película en stop-motion es en realidad una obra de Henry Selick, quien se basó en una historia del novelista y escritor de cómics Neil Gaiman, publicada en el año 2002, quien por cierto también es la mente detrás de la película Stardust del año 2007.

Coraline

 

La historia trata sobre una niña de 11 años, hija única que se acaba de mudar a una nueva casa con sus padres, quienes tienen un estilo de vida peculiar, mucho más liberal a la normal. Los padres comienzan a esclavizarse con actividades de jardinería y pronto terminan demasiado ocupados para pensar en su hija Coraline.

 

Lee: Siete jóvenes intoxicados tras asistir a fiesta clandestina en una cueva

 

La niña, aprovechando estos momentos de distracción, encuentra una puerta para ingresar a otro mundo, en donde sus “otros” padres le dan un trato y vida con el cual ella se siente mucho más cómoda y querida, su “otra” madre es especialmente divertida.

 

En algún momento Coraline deberá decidir si su vida continuará en este “otro mundo” o en el real; sin embargo, se dará cuenta que el precio de su estancia es muy caro, las relaciones son crueles en ese mundo, es curioso que las personas tienen botones en lugar de ojos.

 

Coraline no debe dejar que sus ojos reales se dejen engañar por la promesa de una vida brillante e idílica en la tierra del ojo de botón.

 

Probablemente pienses que este otro mundo es un sueño hecho realidad. Pero estás equivocada”, advierte el gato a Coraline.

La otra madre de Neil Gaiman

 

Coraline es una historia brillantemente espeluznante, tanto para niños como para adultos, aunque según Gaiman, son los adultos quienes la encuentran más aterradora.

 

En su novela, el autor también hizo un retrato de lo monstruoso que puede llegar a ser evadir la realidad. La película es muy apegada a la novela; sin embargo, Neil Gaiman ha asegurado en varias ocasiones que se baso en una leyenda popular de su natal Hampshire, Reino Unido.

 

La historia trata sobre una anciana que cuidaba a su nieta recién nacida y huérfana, pues sus padres habían muerto en un incendio. La anciana sobre protegía a la niña por temor a perderla, al grado de que sus vecinos jamás habían visto a la niña salir a jugar.

 

La anciana comenzó a levantar sospechas por su crianza radical y varios niños se organizaron para entrar una noche a la mansión y poder conocer a la misteriosa niña. Sin embargo, los chicos se encontraron muy contrariados, al no ver ningún indicio infantil en la casa, únicamente vieron una cuna.

 

Te sugerimos: ¡Qué susto! Niña de 3 años se enreda en un cometa y sale volando (VIDEO)

 

Al acercarse a ella, descubrieron horrorizados que había un cadáver quemado de un bebé con botones cosidos en la cuenca de los ojos.

 

Rápidamente concluyeron que la niña tampoco había sobrevivido al incendio, sin embargo, su abuela se aferraba a su cuerpo en una completa demencia. Tras contarle a sus padres, ellos mandaron recluir a la anciana en un hospital psiquiátrico.

 

La anciana quería llevarse una muñeca al hospital, asegurando que en ella habitaba el alma de su nieta.

La nueva madre

 

La otra madre se inspiró parcialmente en La nueva madre, una extraña historia de la autora victoriana Lucy Clifford.

 

El cuento de Clifford se ha vuelto a contar en colecciones de folklore como El tambor de la pera, y Alvin Schwartz lo renombró como “El tambor” en su libro, Historias de miedo para contar en la oscuridad.

 

La historia original narra la vida de dos hermanas, Blue-Eyes y Turkey. Un día, mientras están fuera, las hermanas conocen a una chica extraña con un instrumento aún más extraño. Ella lo llama “peardrum” y dice que hay un hombrecito y una mujercita adentro. Si toca el tambor, salen y bailan, y la mujer cuenta un secreto.

 

Las hermanas quieren ver bailar a los pequeños, pero la niña dice que sólo se los muestra a los niños traviesos. Así que las hermanas se fueron a casa con su madre y su hermanito, pero tenían tantas ganas de ver el pequeño espectáculo que comenzaron a portarse mal.

 

La madre las amenaza y les advierte que si siguen con esos comportamientos las dejará y enviará a la casa una madre, con ojos de cristal y cola de madera.

 

Puedes leer: Mujer golpea a alumna de 14 años, por ser la amante de su esposo

 

Las tres historias convergen en que las “nuevas” y las “otras” madres son entes, los niños no pueden confiar en ellas, porque aunque es casi su madre, pero no del todo. Es casi enteramente humana y, sin embargo, no lo es.

 

Afortunadamente en Coraline, la protagonista encuentra la manera de escapar a la “otra” madre, mientras que en sus versiones anteriores, las niñas quedaron atrapadas para siempre en la otra aterradora realidad.

 

Crédito: Zócalo

Por @MTPNoticias


Entrada Relacionada

Contacta a nuestros reporteros