#Crónica: fin a la inseguridad, ofrece Claudia Rivera en primer día de gobierno



Alejandro Camacho/ @alecafierro

Llevaba 12 minutos con su primer mensaje como la primera presidenta municipal de Puebla cuando Claudia Rivera Vivanco hizo una primera pausa. “Un momento por favor”, pidió.

Se dio cuenta que el sonido no llegaba a los integrantes de su gabinete que se encontraban en el Zócalo junto con ciudadanos que acudieron a acompañarla en este inicio de administración. Algunos de los invitados especiales como la líder nacional de Morena, Yeidckol Polevnsky y el ex candidato a la gubernatura del estado, Luis Miguel Barbosa, tampoco habían llegado.

Claudia pidió prueba  de audio una y otra vez. Volteaba de a ratos a ver a quienes estaban a cargo de la logística del que fue su primer evento como alcaldesa de la cuarta ciudad más poblada en el país. De a momentos tragaba saliva y respiraba hondo. También sonreía a quienes tenía enfrente.

En la plancha del Zócalo, algunas personas se preguntaban qué ocurría, si el evento ya había empezado o no.

Recomendamos: #Perfil: Claudia Rivera, la mujer de izquierda que gobernará la ciudad de Puebla

 “No vamos a permitir que nos desestabilicen”

Mientras ella explicaba del porqué detuvo su mensaje se escuchó un “bravo, bravo”. Claudia volteó y a lo lejos vio entrar a Barbosa del brazo de Yeidckol. Habían pasado más de 15 minutos de la hora citada para el primer mensaje, en el patio del Palacio Municipal ya se encontraban otros invitados especiales, entre políticos, empresarios, familiares y representantes de la sociedad civil.

“Barbosa gobernador, Barbosa gobernador”, se escuchó entre algunos de los presentes. Claudia Rivera sostuvo la sonrisa. En lo que se conectaba la señal a las pantallas del Zócalo fueron presentando uno a uno los regidores del nuevo gobierno.

Ahí, frente a Barbosa -quien ha sido uno de sus críticos por haberse reunido con el gobernador Antonio Gali Fayad–  también lanzó un mensaje político: no permitir que desestabilicen su gobierno y advirtió que los denunciará.

“Cualquier acto irregular, voy a denunciarlo y voy a combatirlo. No me van a temblar las manos, estoy decidida a ser la mejor presidente de Puebla”, sostuvo.

Reconoció que su gobierno no será infalible y que reconocerá sus errores y rectificará cuando sea necesario.

“No habrá tregua con la delincuencia”

Desde el inicio de su primer discurso, Rivera Vivanco invitó hacer equipo para no permitir que los delincuentes sigan ganando terreno. Cuidadosa en todo momento en no responsabilizar a su antecesor, Luis Banck Serrato de los altos índices de inseguridad, la morenista fue clara:

“No habrá tregua con la delincuencia, con el crimen”.  “No escatimaré en esfuerzos para garantizar la seguridad de nuestras familias”, dijo, mientras los presentes le aplaudían.

Pidió que no la dejen sola en este andar de concretar acciones como la municipalización del agua y el combate a las bandas criminales. Uno que otro de sus regidores  vitorearon con poca fuerza “¡no estás sola, no estás sola!”, mientras Barbosa y la líder nacional se mostraron indiferentes.

Después, tomó protesta a los integrantes de su gabinete, quienes desde el Zócalo escuchaban a cuenta gotas el discurso y alzaron el brazo en señala de compromiso con la ciudad cinco minutos después que Claudia terminó de hablar.

Te puede interesar: Estos son los hombres y mujeres del gabinete de Claudia Rivera

En 100 días hará un balance de la herencia de Banck

Rivera Vivanco también anunció que en 100 días otorgará un informe de la situación actual que guarda la administración pública, por lo que será un proceso transparente, pues no está dispuesta a cargar con problemas que no son de su responsabilidad hizo, de ahí que pronunció que hará público el análisis.

Posteriormente, se dirigió al Zócalo de la ciudad en donde le tomó protesta a su hermana, Maite Rivera Vivanco como presidenta del patronato del Sistema DIF Municipal, esto a pesar de las críticas de militantes de Morena, quienes exigieron no incluir a sus familiares en la administración.

Ahí aprovechó para tener un acercamiento directo con todas las personas que la esperaban en la plaza de armas y a tomar protesta desde este escenario al voluntariado del SEDIF.

Pero antes de terminar su discurso, la voz se le quebró cuando agradeció a su familia. De su mamá Eloísa dijo estar agradecida por enseñarle a ser una luchadora social. “No les voy a fallar”, fue el compromiso.

Foto: Comunicación Social del Ayuntamiento de Puebla.


Entrada Relacionada

Contacta a nuestros reporteros