¿Policías municipales de Tehuacán, ‘halconcitos’ de los narcomenudistas?



Compartir

Bien dicen que Tehuacán, municipio de Puebla, parece tierra de nadie, cada día surgen situaciones lamentables que ponen en riesgo la estabilidad social del pueblo, principalmente cuando se trata de seguridad pública.

 

La semana pasada la Secretaría de Seguridad Pública del Estado de Puebla (SSP), detuvo a tres integrantes de la banda delictiva que comanda un hombre conocido como ‘El Ojón’, la cual se dedica a la venta de narcomenudeo en la zona del centro histórico de Tehuacán y que opera el robo de transporte carga en la Autopista Cuacnopalan-Oaxaca.

 

Los hombres identificados como: Edgar, Adrián y Jordan, fueron asegurados por los agentes policiales en inmediaciones de la 2 Oriente de dicho municipio, tenían en su posesión 110 dosis de cristal.

 

El aseguramiento fue importante, ya que luego de diversas denuncias anónimas de vecinos de unidades habitacionales, quienes se daban cuenta de cómo estos delincuentes vendían estupefacientes en sus zonas y daban rápidamente aviso a los números de emergencias, estos hombres rápidamente se daban a la fuga, sin que los policías estatales pudieran detenerlos, prendió los focos rojos por una red de corrupción dentro de la corporación de la policía municipal de Tehuacán.

 

Los delincuentes de ‘El Ojón’ confesaron que cada vez que los policías adscritos a la SSP daban con su rastro, eran avisados por policías municipales, que de forma de ‘halcones’ les decían que se dieran a la fuga.

 

Toda esta red de complicidad, se realizaba a través de un grupo de WhatsApp, lo conformaban al menos 14 policías municipales, quienes circulaban en 13 patrullas. Por mensajes con estos tres integrantes, los policías halcones, les decían a los delincuentes cuando patrullas estatales hacían rondines, cuando los vecinos daban los reportes de que estaban vendiendo drogas y cuando se hacían operativos contra narcomenudeo.

 

Los policías no lo hacían ‘de a gratis’, recibían un pago. Por solo reportarse y decir en qué sector estarían trabajando, recibían 200 pesos, la cifra aumentaba si les informaban a los delincuentes dónde estaban los estatales, entre otros datos.

 

Se sabe que la Secretaría de Seguridad Pública ya está investigando a fondo esta red de corrupción, porque seguramente, viene desde arriba, con altos mandos.

 

Este tipo de hechos, dan cuenta que Tehuacán está pasando por una crisis lamentable, pues tan solo hay que revisar los datos del Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad (SESNSP), en el cual se reveló que el delito de narcomenudeo de enero a septiembre de 2020, aumentó un 195% tras registrar 65 carpetas de investigación en comparación a las 32 en 2019 en el mismo periodo.

 

Y no queridos lectores, este problema no es de por Artemio Caballero, ni por Felipe Patjane, esto viene de muchos años atrás, pero la realidad es que quienes deberían darle seguridad a los ciudadanos están optando por brindarles a los delincuentes. Pero dirían los jóvenes, “en fin, la hipocresía”.

 

Por Itzel Valencia/ @itzivalencia 

Compartir

Entrada Relacionada

Contacta a nuestros reporteros