¡Otra vez! Fiscalía confunde casa de abuelitos con empresa fantasma de Eukid



Eran a las 12:20 de la mañana de este sábado 9 de mayo cuando agentes ministeriales que viajaban en al menos nueve camionetas rodearon la casa de los papás de Abril, una pareja de abuelitos que estaba acompañados de dos de sus nietos en un fraccionamiento en La Calera.

 

Los trabajadores de la Fiscalía General del Estado (FGE) estaban en la búsqueda del centro de operaciones de empresas fantasmas del ex operador político del exgobernador Rafael Moreno Valle, Eukid Castañón.

 

Puedes leer: Ministeriales se equivocan muy seguido: abren balacera en febrero y ahora golpean a un alemán

 

Confundieron el fraccionamiento de las personas de la tercera edad con Lomas de San Alfonso, sitio ubicado por la Fiscalía local como centro de operaciones de empresas fantasmas del ex panista, pues supuestamente aquí llegaban notificaciones a nombre de uno de los investigados en la red de corrupción que indaga la dependencia.

 

Fue Abril quien narró los hechos en Facebook, lamentando que los agentes no sepan ocupar las aplicaciones de geolocalización ya que gracias a que revisó a detalle el orden de cateo, se dio cuenta que en realidad buscaban Lomas de San Alfonso y no La Calera por lo que al final solo le dijeron “disculpe, hubo un error”.

 

Mientras, el susto que pasaron sus papás, ya que tienen enfermedades crónicas. La señora sufre de hipertensión y tuvo que requerir atención médica para controlarse.

“Revisaron hasta la caja de colores de mis hijos”

 

Abril es doctora y ante la contingencia sanitaria, estaba en distanciamiento de sus padres e hijos, pero ante la presencia de los ministeriales, se vio obligada a acudir a La Calera para verificar lo que pasaba en la madrugada.

 

La preocupación de esta doctora es que sus padres están en riesgo de algún contagio de Coronavirus ya que los empleados de la Fiscalía no utilizaron medidas sanitarias para ingresar y revisaron hasta las cajas de colores de los hijos de Abril.

 

“Son errores tan graves que en época de contingencia han puesto en peligro la salud de mis padres e hijos, misma que yo llevo cuidando semanas atrás por mi profesión, porque si metieron mano en todo, dudo que hayan tenido la precaución de realizar higiene de manos, o de su calzado”, recriminó.

 

Apenas el 30 de abril pasado, ministeriales de esta dependencia confundieron a Mirko Cosic, un ciudadano alemán, con un integrante del crimen organizado y después de detenerlo en un supermercado y golpearlo, le dijeron “usted disculpe”.


Entrada Relacionada