FORTALECEMOS AL CAMPO POBLANO
PREDIAL 2023
Publicado enDestacadas, Política

IMÁGENES inéditas de la detención de Mario Marín, temblaba de miedo

En las imágenes luce una playera azul cielo tipo polo, unos pantalones de mezclilla y tenis oscuros con franjas blancas. Es Mario Marín Torres, exgobernador de Puebla, detenido la tarde del 3 de febrero en la calle Citlaltépec de la Colonia Cumbres de Figueroa, en Acapulco, Guerrero, en la casa de su hermana Alicia.

Lee: Yo no voté a favor de exonerar a Mario Marín en el caso Lydia Cacho: Sánchez Cordero

Las fotografías en donde se observa de cerca al exmandatario poblano fueron difundidas por el periódico Reforma, y de acuerdo con sus fuentes, Marín Torres temblaba de miedo cuando fue aprehendido, aunque no opuso resistencia.


Los agentes de operaciones de la Agencia de Investigación Criminal de la Fiscalía General de la República (FGR) que participaron en el operativo, rodearon la casa desde tres días antes, y a todos ellos les pidieron sus teléfonos para evitar fugas de información.


Según Reforma, antes de entrar a la casa, los únicos que sabían quién era el blanco del operativo eran unos cuantos mandos y oficiales de policía que y desde la Ciudad de México, habían seguido la pista del “Góber precioso” desde principios de enero.

Lee: Vamos a investigar a los verdaderos ‘machichones’ de Mario Marín: Barbosa (VIDEO)

“Hasta el momento en que catearon la casa, los agentes se enteraron quién era la persona buscada. El señor estaba temblando de miedo, pero no dijo nada”, comentó un funcionario federal al medio.

Lo primero que Marín Torres pidió fue hacer una llamada. Se presume que se comunicó con su abogado y posteriormente fue esposado, acusado del delito de tortura contra la periodista Lydia Cacho Ribeiro.

Tras permanecer un par de horas en la subsede de la Fiscalía en el puerto guerrerense, fue trasladado al Aeropuerto Internacional de Acapulco, donde abordó el avión que lo llevó a Cancún, en donde es requerido por un juez, por dicho delito, que proviene desde 2006.


Será el próximo miércoles cuando un juez federal determine si le dicta formal prisión por las torturas que presuntamente sufrió en 2005 Lydia Cacho, a manos de agentes de la Policía de Puebla, o le dicta auto de formal libertad.

En la primera audiencia, Marín Torres se reservó su derecho a declarar, pero solicitó arraigo domiciliario por miedo a contagiarse de Covid 19, el cual no le fue concedido.

Por @MTPNoticias