#Historia: ‘los rescatistas no tenemos poderes sobrehumanos’



Norma Herrera

La satisfacción de salvar vidas, el gusto por los rescates y la ilusión de ayudar al prójimo es lo que día a día vive Jesús Gabriel López Julián, rescatista de Protección Civil Municipal, al atender las emergencias.

El Técnico en Urgencias Médicas, (TUM), sabe que los segundos son valiosos en cada rescate al que se enfrenta.

“La satisfacción de que cambias la vida de las personas en unos segundos al momento de que rescataste su vida, se las cambias a ellos, a su familia cuando atendiste una situación que ponía en riesgo la vida de las personas, es lo bonito”, dijo.

Sin embargo, está consciente de que en ocasiones su esfuerzo, no es suficiente para vencer la gravedad de la salud en las personas y tiene que lidiar con el enojo de la gente, que no comprende que no tiene poderes sobrehumanos.

El poco entendimiento que existe por parte de la sociedad para su labor como rescatista, lo enoja y le da coraje porque la gente no valora que están arriesgando su vida, por salvar a los demás.

“A veces si nos da coraje, nos enoja, que la sociedad desconozca todo lo que con lleva un rescate y toda la seguridad que debemos tener para bajar a un compañero”, lamentó.

En diferentes servicios, Gabriel ha tenido que lidiar contra los reclamos de la gente y lo único que puede hacer es tratar de tranquilizarlos y darse unos minutos para reflexionar la situación.

“Personalmente me tomo unos minutos de reflexión para analizar qué hice bien o no y platicarlo con mis compañeros de experiencia para ver qué hice”, dijo.

El rescate fallido

El paramédico recordó el rescate de un hombre de la tercera edad en una barranca donde el acceso era difícil.

A pesar de que la víctima tenía dos días extraviado, aún lo encontraron con vida, pero con lesiones que ponían en riesgo su vida.

Los rescatistas hicieron maniobras para estabilizarlo, sin embargo, murió y eso desató la furia de los familiares, quienes los agredieron verbalmente.

“La víctima estaba consciente, pero tenía lesiones demasiado graves, que ponían en riesgo su vida y cuando llegaron más familiares, el mismo estrés de que no tenían certeza de cómo estaba su familiar ni lo habíamos extraído a la superficie, empezaron a presionarnos, sentimos la presión de los familiares y más a mí porque yo iba de encargado en ese momento.

“La persona cayó en paro cardiorespiratorio y el familiar escuchó eso y en ese momento se fue sobre mí atacándome verbalmente y yo pensé que me iba a atacar físicamente y ahí fue donde intervino la policía y lo alejó del lugar para darnos seguridad tanto a mí como a mis compañeros”, relató.

Aseguró que más tarde el familiar se disculpó y entendió que por más empeño que le hayan puesto era sobrehumano regresarlo a la vida.

“Al final se acercó la persona, se disculpó porque se sentía muy apenado por haberme agredido, le comenté que le daba mi pésame y me dijo que cuando ve llegar las unidades de emergencia lo primero que piensa es que ellos son los buenos, son los mejores entonces por eso ese estrés que sentía y esa presión que nos generó a nosotros.

“Se fue tranquilo al final y se fue en paz porque se dio cuenta que no era fácil el rescate hasta para el mismo personal”, narró.

Te puede interesar: Yazzel, una historia escrita por un bombero ¡Conócela! (VIDEO)

El inicio de Gabriel

Gabo, como lo conocen sus amigos, desde la secundaria sintió atracción por los servicios de emergencia.

Mientras estudiaba tuvo una crisis nerviosa y una ambulancia llegó para valorarlo y trasladarlo al hospital.

Ahí, supo que quería ayudar a la gente y estudiar algo relacionado con las ciencias de la salud.

“Mi primer encuentro con una ambulancia fue en secundaria cuando por problemas emocionales tuve una crisis nerviosa en la cual me llevaron al área del servicio médico de la escuela y después a un hospital cercano.

“Llegó una ambulancia para valorarme y no pasó nada mayor, pero me generaron curiosidad las emergencias y de ahí me llamó la atención estudiar algo relacionado con el área de la salud”, narró.

Desde pequeño tuvo que apoyar a su mamá y a sus hermanos, pero eso no le quitó las ganas de superarse día a día.

“Fui un joven a quien desde pequeño le llamó la atención el área de las emergencias. Tuve la oportunidad de tomar cursos de primeros auxilios, de Técnico Urgencias Médicas, de rescate, aparte de que fui hijo de casa, apoyé a mi mamá y hermanos para salir adelante cada día, sin perder esa visión de superarme todos los días”, dijo.

Aseguró que en esta labor se aprende la confianza, tanto en sí mismo como en sus compañeros, a quienes, en ocasiones, les pone en sus manos su vida.

 “Confío en mis compañeros, con los que practico, con los que estudio y dialogo en las técnicas, en ellos sí confío porque estoy seguro de que me respaldan ”

“Convivo diario con ellos y sabemos nuestra capacidades, nuestras limitaciones y eso nos ayuda a ser mejores todavía”, afirmó.

 

Conoce a Gabriel

Ø Tiene 8 años de experiencia

Ø Inició como paramédico

Ø Trabajó en 066

Ø Es rescatista de Protección Civil Municipal

Ø Es Técnico en Urgencias Médicas

Ø Es Rescatista

Lee: #Historia: Eliezer, uno de los ‘héroes’ que puso a salvo a colonos de Villa Frontera

La #historia de un rescatista

¿Sabes qué pasa en la cabeza de un rescatista al momento de atender una emergencia? ??????????Jesús Gabriel López Julián te cuenta su #historia : https://mtpnoticias.com/destacadas/historia-los-rescatistas-no-tenemos-poderes-sobrehumanos/

Posted by Metropolitano Puebla on Friday, October 12, 2018

Fotos: Norma Herrera 


Avatar

Elvia Cruz

Estudió una maestría en Periodismo Político en la Escuela de Periodismo Carlos Septién García. Ha colaborado en diversos medios locales, nacionales e internacionales como CNN en Español, Grupo Expansión,HuffingtonPost, La Razón, Eje Central, entre otros.

Entrada Relacionada

Contacta a nuestros reporteros