PEL Agradecimiento

Sadit González

Un niño de solamente 11 años de edad decidió suicidarse en la casa de sus abuelos en la inspectoría de San Miguel Espejo, en la junta auxiliar de San Miguel Canoa en la ciudad de Puebla, porque su mamá no asistió al festival del 10 de mayo a su escuela.

Adán era un niño muy trabajador, era el segundo de cinco hijos. Fue el único que decidió a quedarse a vivir con sus abuelos maternos en Semana Santa, cuando su madre decidió irse a vivir con su nueva pareja a Xonacatepec, llevándose a sus cuatro hermanitos.

Adán anhelaba que su mamá estuviera presente en el festival, pues llevaba más de un mes sin verla. Este viernes participó en el bailable pero sin la ropa requerida por los maestros. Además vio que sus compañeros fueron acompañados por sus mamás y él acudió solo.

El pequeño salió muy triste de la escuela de la inspectoría donde cursaba el quinto grado de primaria, se dirigió a la casa de sus abuelos, tomó la cadena del perro y se ahorcó. Fue una de sus tías quien al buscarlo lo encontró sin vida.

Paramédicos acudieron a verlo pero no tenía signos vitales.  Los vecinos dicen que el niño no era flojo, a diario tocaba puertas para ofrecerse a trabajar con ellos a cambio de unas monedas, barriendo sus casas o lo que fuera necesario.

Era un pequeño responsable y productivo a su corta edad, pero le pegó emocionalmente la ausencia de su madre.

La familia y la comunidad están de luto por el pequeño Adán, quien este fin de semana será velado y sepultado.

Foto: Internet