Abdala, coludido con obras de mala calidad durante reconstrucción tras sismo del 19S: Coneval



El delegado de la Secretaría de Bienestar en Puebla, Rodrigo Abdala Dartigues, es uno de los responsables de entregar obras de mala calidad, de opacidad en los recursos, discrecionalidad en la entrega de beneficios y falta de una planeación estratégica dentro del Programa Nacional de Reconstrucción (PNR) tras el sismo de septiembre de 2017 en el estado.

 

El Consejo Nacional para la Evaluación de la Política de Desarrollo Social (Coneval) evidenció la nula evaluación y seguimiento por parte de estos funcionarios a los programas sociales del presidente Andrés Manuel López Obrador.

 

De acuerdo a las Evaluaciones de Diseño con Trabajo de Campo 2019-2020 realizadas por el organismo a los 17 programas sociales prioritarios del gobierno federal, ‘la austeridad republicana’ ha afectado tanto la supervisión, como la entrega de los apoyos a los beneficiarios de dichos programas, pues en ocasiones los recursos entregados para su operación resultan ser insuficientes.

 

Lee: Exhortan a la SFP investigar a Gerardo Islas por desvío de 300 millones en reconstrucción del 19S

 

Durante la visita del presidente a Puebla, Abdala Dartigues aseguró que todos los inmuebles y personas afectadas por los sismos de septiembre del 2017 serán atendidos; sin embargo, se espera que algunas obras culminen hasta 2024.

 

PNR en Puebla sin supervisión de Abdala

 

En el caso de Puebla, uno de los programas implementados por el gobierno federal fue el de Reconstrucción, debido a que fue uno de los seis estados, junto con Chiapas, Guerrero, México, Morelos y Oaxaca en resultar damnificados durante los sismos de septiembre del 2017.

 

A pesar de que durante la última visita del presidente López Obrador a Puebla, se anunciaron con bombo y platillo los resultados de la reconstrucción de inmuebles históricos y viviendas, escuelas y hospitales implementados por el Programa Nacional de Reconstrucción (PNR), la realidad es que aún quedan muchos pendientes.

 

No obstante el propio Coneval justificó la creación de este programa, al señalar que el Fonden se vio rebasado para atender el desastre natural que provocó la muerte de más de 40 poblanos y miles de millones de pesos en afectaciones, a pesar de que Puebla recibió poco más del 15 por ciento de los recursos totales, ascendiendo la cifra a dos mil 794.4 millones de pesos.

 

El PNR tiene planeadas en su totalidad más de cuatro mil acciones, en su mayoría para atender la reconstrucción de viviendas dañadas, que afectaron a 69 municipios de la entidad.

 

Todas y cada una de las acciones a considerar estaban bajo el mando de los delegados estatales y regionales del gobierno federal, a quienes el Coneval calificó de incompetentes al no darle el seguimiento debido a las obras.

 

“El PNR no ha avanzado suficientemente en la definición de su MIR, en el diseño y operación de los indicadores y en los medios y mecanismos para la verificación de los indicadores”.

 

“El diagnóstico 2020 no guarda correspondencia con lo establecido en las ROP 2020. Asimismo, no señala un plazo para la revisión y actualización de éste”; “Entrega de acciones sin haber sido concluidas, o la entrega de acciones con muy baja calidad en su ejecución”.

 

Así como “la selección de la población beneficiada en las cuatro instancias Responsables del PNR no está sistematizada”, son algunas de las fallas detectadas por el Coneval, y en las que debía de intervenir Abdala Dartigues como delegado federal en el estado.

 

Programas insignia de AMLO son deficientes: Coneval

 

El Plan Nacional de Desarrollo implementado por la Federación, considera la aplicación y promoción de 17 programas sociales, los cuales fueron evaluados por el Coneval para determinar su factibilidad y resultados.

 

Entre dichos programas se encuentran Apoyos para el Bienestar de las Niñas y Niños, Hijos de Madres Trabajadoras, Sembrando Vida, Pensión para el Bienestar de las Personas con Discapacidad Permanente, Precios de Garantía a Productos Alimentarios Básicos, Crédito Ganadero a la Palabra y Fertilizantes.

 

Así como Producción para el Bienestar, Agromercados Sociales y Sustentables, Universidades para el Bienestar Benito Juárez, Beca Universal para Estudiantes de Educación Básica y de Educación Media Superior Benito Juárez, Jóvenes Construyendo el Futuro, Nacional de Reconstrucción y Microcréditos para el Bienestar.

 

José Nabor Cruz Marcelo, secretario ejecutivo del Coneval, refirió que durante el primer año de implementación de estos programas se evidenció la poca o nula planificación estratégica, ya que su diseño se desarrolló a la par de su implementación, forzando así su operatividad.

 

“Se identificaron cambios en su normatividad, tanto en lineamientos como en reglas de operación en 2019 y en 2020. Aunque necesarias para adaptarse a las necesidades de los planes de Gobierno o al contexto de implementación, se presentaron algunas veces más de una vez durante un ejercicio fiscal, lo que se considera un riesgo operativo al generar poca certeza en los operadores locales y beneficiarios”, comentó Cruz Marcelo.

 

Esta situación, junto con la austeridad republicana de la Cuarta Transformación provocó gastos externos, pues a pesar que con estas medidas se eliminó a los intermediarios con la entrega de apoyos de forma directa, la falta de sucursales bancarias en las zonas más vulnerables del país, erogó gastos a los beneficiarios.

 

Por Carlos Cózatl/ @cr_cozatl


Entrada Relacionada

Contacta a nuestros reporteros