Abuelita hace osos de peluche con la ropa de personas que ya murieron



Mary Maccines ha dedicado su vida a ayudar a las personas a sobrellevar de una mejor manera la muerte después de haber perdido a un ser querido creando los “Memory Bears” u “Osos de las memorias” en español, que son peluches rellenos hechos con la ropa de los fallecidos, usando sus camisas, jeans, blusas o hasta corbatas y gorros.

 

Originalmente, Mary comenzó a aprender a coser para poder dominar sus habilidades en la industria nupcial. Hacer peluches de ropas ajenas nunca fue el plan inicial de la mujer, pero después de hacer uno para una amiga suya, infinidad de personas le han estado pidiendo que les hiciera uno propio.

 

El primer recuerdo de Mary al hacer uno de sus “Memory Bears” fue que a su amiga le encantaba tanto que terminó por subirlo a sus perfiles de redes sociales. Después de muchas reacciones positivas, Mary sintió que debía ceder ante la demanda, sin darse cuenta que este era el comienzo de su increíble y conmovedor negocio.

 

Lee: Niña de 11 años mata a su padre de un hachazo, para defender a su mamá quien era golpeada

 


Muchos de los clientes de Mary solicitaron un “Memory Bear” en luto a un ser querido, mientras que algunos solo querían algo para poder recordar a sus hijos cuando eran apenas unos bebés.

 

Como era de esperarse, debido a la naturaleza del negocio, Mary a veces siente que está agotada emocionalmente, ya que los peluches a menudo se realizan bajo tristes circunstancias.

 

Mary recuerda que una vez tuvo un cliente de 37 años que quería dos osos para el tiempo de navidad, ya que quería dárselos a sus hijas. El corazón de la mujer casi se rompió cuando descubrió por qué los quería el hombre.

 

Tenía miedo de no llegar hasta Navidad, ya que acababa de descubrir que tenía cáncer terminal, por lo que quería que sus hijas lo recordaran.

 

Lee más: Niño de nueve años apuñala a su hermana, quería matarla

 

Sin embargo, a pesar del desgaste emocional que puede producir el trabajo Mary Maccines tiene una gran satisfacción y enorme placer haciendo los osos, pues cree que es un privilegio que las personas le compartan su historia para poder hacer algo tangible de los recuerdos que se tienen de otras personas.

 

Hacer un “Memory Bear” le cuesta a la mujer unas cinco horas de tiempo, eso no impide que tenga una gran lista de pedidos por cumplir, especialmente durante el periodo de Navidad.

 

Crédito: La Verdad Noticias

Por @MTPNoticias


Entrada Relacionada