Recetan supositorios a niña con apendicitis en hospital general de Cholula ¡Casi muere!



Melissa de 8 años de edad está viva de milagro, casi muere por la negligencia de los médicos en el hospital general de Cholula, Puebla, a donde su mamá la ingresó por un fuerte dolor provocado por apendicitis, pero en el nosocomio solo le recetaron unos supositorios y la mandaron a su casa, pues el diagnóstico de los galenos es que solo estaba estreñida.

 

Julissa Solís, la mamá, dio a conocer en su perfil de redes sociales que su hija recibió dos operaciones en este nosocomio, hasta dos días después de haberla llevado por primera vez. Los médicos terminaron por reconocer que la niña tenía apendicitis.

 

En su relato, pide a la Secretaría de Salud tome cartas en al asunto, para que los ‘ineptos’ galenos no vuelvan a poner en riesgo la vida de niños en el hospital general de Cholula.

 

Recomendamos: Ruta Puebla-Amozoc atropella y mata a ancianito a unos metros del puente peatonal (FOTOS)

 

El día 14 de diciembre, aproximadamente a las 10:00 de la mañana, llevó a su hija Melissa con un dolor de apendicitis, esto de acuerdo con un diagnosticó de un doctor particular, quien les pidió llevarla a urgencias.

 

En dicho hospital, la atendió la galena Sandra Ceballos, quien fue muy grosera y déspota desde el primer minuto:

 

“el diagnóstico de ella fue que mi hija tenía estreñimiento y una fuerte infección en las vías urinarias, la inyectaron y le recetaron supositorios y otros medicamentos”.

 

“Regresamos a casa a mi hija, se le calmó un poco el dolor por un rato, pero continúo, no me quedé tranquila y la llevamos a urgencias del hospital del Niño Poblano pero no la aceptaron diciendo que allá solamente ven casos más delicados como cánceres y nos dijeron que regresáramos al hospital general”.

 

“Regresamos otra vez y Melissa ya tenía fiebre, les pedí a las enfermeras que no la pasara con la doctora Ceballos, me pasaron para bañarla con agua tibia para bajar su fiebre. Estuvimos dentro de urgencias aproximadamente unas 2 horas cuando le bajó la fiebre le dijeron a un doctor no sé su nombre sólo escuché que le llamaron doctor Push”.

 

“Ese doctor sólo le dijo a la enfermera que no tenía nada que no se preocupara que le bajara la fiebre y siguiera con el tratamiento que le habían dado en la mañana pero ni siquiera la revisó, me pidieron que la vistiera y que nos podíamos ir”.

 

Te puede interesar: Muere ciclista atropellado en la Puebla-Atlixco

 

“Y en el camino Meli no aguantaba el dolor, decidimos llevarla otra vez con otro médico particular el cual nos dio el mismo diagnóstico de apendicitis otra vez y que era urgente que le hicieran análisis para saber a qué grado estaba la situación pero ya era sábado por la noche y los radiólogos que contactó el doctor estaban de vacaciones y en la clínica que nos sugerían el costo era muy elevado”.

 

“El doctor nos dijo que tendríamos que regresar al hospital general y exigir que le dieran la atención. Regresamos nuevamente pero yo como mamá ya tenía una desesperación de ver que no atendían a mi hija que estaba sufriendo y exigí, lloré y me enojé muchísimo para que la dejaran pasar y recibir la atención, así que salió el subdirector en turno y nos dijo que la recibirían pero la póliza iba mal y nos tacharon de querer usurpar un nombre para que le dieran el servicio a mi hija”.

 

“Nos aceptaron diciendo que los servicios se nos iban a cobrar, así fue como ingresaron a mi hija yo estuve todo el tiempo con ella por ser menor de edad. Efectivamente era una apendicitis pero fue modificada por los medicamentos que le dieron por la mañana, la operaron hasta el domingo a las 5 am. El apéndice se perforó, la cirugía fue complicada, estuvo en el hospital 10 días en recuperación”.

 

“El día 24 de diciembre la dan de alta pero ella sigue con un ligero dolor de estómago, el cual nos hace regresar el 25 por la mañana, el dolor aumentó y los estudios indicaban que no tenía mejoría y el 27 al mediodía entra una segunda cirugía por oclusión intestinal o sea que sus intestinos se estaban pegando debido a una infección interna creada por los líquidos que se derramaron del apéndice”.

 

Lee: Ladrones dejan huérfano a niño de 3 años, matan a su madre frente a él en San Andrés Cholula

 

“Gracias a Dios no pasó más pues el cirujano decía qué podría tener una tercera operación si sus intestinos no reaccionaban adecuadamente y tendría que cortarle un pedazo de intestino afortunadamente eso no pasó”.

 

“El 31 de diciembre la dieron de alta, ahora está en casa aunque no al 100% pues la herida se le infectó y hasta el día de hoy le supura y se la dejaron un poco abierta para que drenen esos líquidos”.

 

Por Alfredo Ramírez


Entrada Relacionada

Contacta a nuestros reporteros