Guardias le fracturan la nariz a Blanca y Aurrera La Margarita ofrece pagar en 3 años las lesiones



A consecuencia de la golpiza que le propinaron dos guardias de seguridad en Bodega Aurrera, sucursal La Margarita, en la ciudad de Puebla, una mujer sufrió fractura y desvío de nariz.

 

Abogados de la tienda comercial, de manera burlona, le ofrecieron un pago de 500 pesos para gastos médicos, mismos que cubrirían en tres años (para el 2023).

 

El 15 de enero de 2020 a las 20:00 horas Blanca Brindis fue de compras a la tienda, acompañada de su esposo y de su hermano. Ni bien, puso un pie en el establecimiento y uno de los vigilantes le dio un puñetazo, otro más le golpeó con un radio en el rostro.

 

Blanca comenzó a sangrar, los vigilantes se lanzaron en contra de su hermano a quien le pegaron en la cabeza. Su esposo y otros clientes intervinieron para que no los siguieran lastimando. A los pocos minutos llegaron policías municipales, narró la víctima a MTPNoticias.

 

Los vigilantes la acusaron de robarse una charola de muslos y una charola de piernas de pollo, solo que sin pruebas para hacer esos señalamientos. Aquella noche fue detenido uno de los guardias de nombre Giovanni Aburto, el otro se dio a la fuga.

 

El detenido fue trasladado, en ese momento, a las instalaciones de Rancho Colorado de la Secretaría de Seguridad Ciudadana, horas después al ministerio público, ubicado en el C5 sobre Periférico Ecológico.

 

La afectada presentó la denuncia por los delitos de lesiones y amenazas bajo la carpeta de investigación 141/2020.

 

El calvario comenzó en el MP, donde la licenciada en turno le dijo que difícilmente procedería su caso. Finalmente, la burócrata accedió y le pidió una radiografía para justificar las lesiones.

 

La mujer fue a conseguir dinero por la mañana, del día siguiente, para pagar la placa, al regresar, el hombre ya había sido liberado en el ministerio público. Desde entonces va todos los días al MP, donde este 21 de enero ratificó la denuncia y donde se encontró a dos abogados de la tienda, quienes inicialmente la retaron a abrir un juicio contra los guardias de la sucursal.

 

 

Estefania Paredes, representante legal de la tienda, fue quien le ofreció 500 pesos para cubrir sus lesiones y le dijo que de ser así esa cantidad se cubrirá cuando acabe el juicio, en unos tres años.

 

“Yo pedí 6 mil pesos porque además de la radiografía pagué consultas y medicamentos, el médico legista que me revisó el sábado, tres días después de los hechos, confirmó la desviación. Además de estos gastos pago 300 pesos de taxi de La Margarita al C5 y otros 250 de regreso y son diarios”.

“Aquel 15 de enero hubo un primer incidente a las 14:00 horas, compré comida para mis hijos y llevaba el ticket de compra y los mismos guardias me jalonearon y me rompieron el bolso, llegó la Policía Municipal y se confirmó que no llevaba nada de lo que decían y que mis productos los pagué, esa misma noche volví y fue cuando me atacaron y se vengaron”, dijo.

 

 

Por Alfredo Ramírez


Entrada Relacionada

Contacta a nuestros reporteros