Fanáticos de Coronango buscan a monaguilla que denunció a cura para obligarla a desistir



 

Un grupo de fanáticos de la junta auxiliar de San Francisco Ocotlán, en el municipio de Coronango, Puebla quieren que el cura Álvaro Aca regrese a la comunidad, tras ser denunciado de abuso sexual por una menor de edad quien participaba como acólita en el templo.

 

Vecinos realizaron una asamblea este 4 de diciembre para elaborar  una estrategia  consistente en dos vías para que la Arquidiócesis de Puebla devuelva al sacerdote, porque desde el 29 de noviembre que se quedaron sin el sacerdote no hay quien celebre las misas, informaron a MTPNoticias otro grupo de habitantes que exige que se haga justicia.

 

La primera vía es continuar con la rogatoria que comenzaron el viernes de la semana pasada y que este jueves cumple siete días, es decir, seguir con los rosarios en el templo, para pedir a Dios que legalmente no proceda la denuncia.

 

Te sugerimos: Fiscalía ya investiga al cura que acarició las piernas y quiso violar a acólita en Coronango

 

La segunda vía es indagar quién fue la adolescente –a quien por un tema de seguridad, en medios se le mencionó con el nombre de Laura– para ir a sacarla de su casa y exigirle que desista de la denuncia que presentó este 1 de diciembre.

 

El argumento de un grupo de fiscales religiosos es que la menor ‘manchó la sotana blanca’ del sacerdote, al presentar cargos en su contra, situación que ellos no creen, pues afirman que el representante de Dios es incapaz de agredir a las niñas.

 

Hay pobladores que comenzaron con presiones a una reportera que dio a conocer el tema del abuso sexual, para que proporcione el nombre real de la menor, quien denunció que en diciembre de 2018 como acólita el cura le acarició morbosamente un seno y las piernas cuando se encontraban en la casa de un familiar.

 

Ella salió corriendo para evitar una violación sexual, desde entonces no se atrevió a denunciar por las amenazas de su agresor quien le llamaba por teléfono.

 

Más de un año después se atrevió a denunciar, pero desde el 29 de noviembre pasado que se presentó a la Agencia Especializada en Delitos Sexuales ha enfrentado un calvario.

 

Pues fue hasta la madrugada del 1 de diciembre cuando le aceptaron su denuncia y desde entonces en el ministerio público le han negado la carpeta de investigación.

 

Solo le informaron que se trata del expediente número 5916/2019 por el delito de ataques al pudor. Este miércoles le dieron a conocer que en breve planearán una diligencia en la casa de su familiar para hacer una reconstrucción de hechos.

 

Este 4 de diciembre, MTPNoticias dio a conocer que la Fiscalía General del Estado de Puebla (FGE) inició las diligencias y los peritajes en el caso de la menor de edad que participaba como acólita en el templo de San Francisco Ocotlán, Coronango, quien denunció al sacerdote por acariciarle las piernas y un seno, además de que intentó violarla.


Entrada Relacionada

Contacta a nuestros reporteros