Con vivas a los indígenas y a los héroes anónimos, AMLO da su primer Grito de Independencia



Expansión

 

El presidente Andrés Manuel López Obrador dio “El Grito” por el 209 aniversario del inicio de la Independencia de México ante un Zócalo abarrotado en la capital del país.

 

En punto de las 11 de la noche, el presidente salió al balcón presidencial de Palacio Nacional con la Bandera y lanzó los 20 “vivas” que había adelantado gritaría en el evento.

 

Expansión informó que ante los más de 130,000 asistentes, el mandatario, sin sobresaltos, dijo:

 


¡Viva la Independencia!

 

¡Viva Miguel Hidalgo y Costilla!

 

¡Viva Jose María Morelos y Pavon!

 

¡Viva Josefa Ortiz de Domínguez!

 

¡Viva Ignacio allende!

 

¡Viva Leona Vicario!

 

¡Vivan las madres y los padres de nuestra patria!

 

¡Vivan los héroes anónimos!

 

¡Viva el heroico pueblo de México!

 

¡Vivan los indígenas!

 

¡Viva la libertad!

 

¡Viva la justicia!

 

¡Viva la democracia!

 

¡Viva la soberanía!

 

¡Viva la fraternidad universal!

 

¡Viva la paz!

 

¡Viva la grandeza cultural de México!

 

¡Viva México!

 

¡Viva México!

 

¡Viva México!

 

El mandatario únicamente fue acompañado por la escritora Beatriz Gutiérrez, su esposa, quien también lo acompañó hasta antes de recibir la Bandera: juntos recorrieron pasillos de Palacio Nacional, que a diferencia de otros años no estaban abarrotados de funcionarios y otros invitados.

 

Sus hijos permanecieron en un balcón aledaño al presidencial.

 

Al finalizar “El Grito”, en el Zócalo inició el espectáculo de Eugenia León.

 

Con verbenas musicales y puestos de comida típica, miles de mexicanos colmaron el Zócalo, la principal plaza del país, que fue el escenario de la multitudinaria fiesta con la presencia de representaciones culturales de los 32 estados del país y una muestra de su gastronomía.

 

A diferencia de otros años, las autoridades no colocaron puestos de control para revisar a las personas, aunque en las calles se observaba una fuerte presencia de las fuerzas de seguridad, como la Marina y la Policía de Ciudad de México.

 

Para acceder al Zócalo, las autoridades mantenían habilitados cinco corredores, todas ellos con cientos de puestos de comida típica, como tlacoyos, sopes y pambazos; y adornos personales con los colores de la bandera mexicana.

 

Las festividades se extendieron por toda la zona aledaña y en la Alameda Central, grupos de personas llegaron con papalotes para unirse a las celebraciones, la mayoría de ellos con imágenes en memoria del pintor mexicano Francisco Toledo fallecido recientemente.

 

Otra diferencia respecto a las festividades de años anteriores fue la decisión del gobierno mexicano de transmitir programas de contenido histórico con la efeméride y transmitir en cadena nacional el acto central: “El Grito“.


Entrada Relacionada