Un gobierno montera y espuerta



Érase una vez, un gobierno que prometió y prometió, pero que ante los negocios cambió las promesas por contratos y le dio amnesia con uno que otro pacto realizado en campaña.

 

Yo se que por su mente estarán pasando infinidad de gobiernos, pero en esta edición, hablemos del de Puebla.

 

En redes se hizo viral una nueva polémica cortesía de Barbosa, y es que tras aliarse en la campaña extraordinaria con el PVEM, Barbosa reafirmó su compromiso con la protección animal y eso es algo que acaba de romper.

 

En unas semanas la Secretaría de Turismo va a presentar lo que será la “gran feria de Puebla” que va a contar con un cartel de toros, un cartel de gallos, palenque, teatro del pueblo y otras actividades, pero también se está planeando construir el foso de lo será la plaza de toros en Puebla y un palenque no como el que hoy se tiene, sino uno que no sea de tablones y palitos.

 


Retomemos el contexto y dejemos a un lado que Barbosa promueve el maltrato animal y le apuesta a la tauromaquia. En México, 7 de cada 10 mexicanos están en contra de las corridas de toros, un reporte de México AS reporta que los novilleros ya no logran la concurrencia, las agencias de prensa reportan más de mil asistentes, pero una estimación estadística no aprecia más de 800 devotos, y esto en La Plaza México.

 

Pero, aunque les suene trillado, con esos 800 devotos tienen para dar y regalar. Según estimaciones de El Economista para el 2016, la tauromaquia es uno de los eventos que más derrama económica genera, las empresas invierten aproximadamente millón y medio de pesos entre lo que requiere el torero, lo que invierten los ganaderos y la promoción del evento para recaudar aproximadamente 17 MDP que se adquieren entre las entradas, la renta de cojines, los pañuelos, venta de muñecos de peluche y otros artículos relacionados.

 

Aterricemos a la realidad, si ustedes han ido a la plaza de toros en Puebla, la van a ver olvidada. Desde tiempos de Mario Marín eso lucía en el olvido, año con año la Feria de Puebla decaía y no solo por la calidad de los eventos que se presentan, sino porque la gente ya no está interesada en gastar lo que antes podían despilfarrar, esto nos hace dirigir el pensamiento hacia los intereses que en verdad motivan al gobierno de Puebla para construir una Plaza de Toros. Si con pocos asistentes se pueden recaudar millones, está más que claro que su compromiso no es con las necesidades del poblano de a pie, si así fueran estaría buscando invertir ese dinero en algo que genere empleos y estabilidad, es más, invertiría en mejorar la seguridad de un estado que hoy encabeza la lista de baja percepción de seguridad por sus ciudadanos.

 

Entre prioridades nos vemos, y si tanto nos quejamos de una rueda de la fortuna que no sirvió más que para imagen, también nos vamos a quejar de una plaza de toros que ya no es necesaria, y que al único que beneficia es al interés económico que se promueve con el maltrato animal a través de un evento “cultural”, como lo hacen llamar sus promotores.

 

La Puebla de hoy, no es la pequeña ciudad española que era antes, hoy hay prioridades y esas son mandadas por el pueblo que votó por un Barbosa pensando que su interés iría hacia las mayorías olvidadas y no las minorías millonarias.

 

Valdrá la pena ver que opina la diputada Nay Salvatori, defensora de los animales, promotora de la prohibición a las corridas de toros y también defensora del gobierno de Barbosa sobre esta propuesta, pero también valdría la pena hacer eco de lo que un Andrés Manuel López Obrador ha dicho sobre el tema, hagamos una consulta popular y que sea el pueblo quién decida.

 

 

@MTPNoticias

Meme Yamel/ @MemeYamelCA


Entrada Relacionada