FORTALECEMOS AL CAMPO POBLANO
PREDIAL 2023

Segunda parte

En nuestro estado ha proliferado la violencia infantil, que MTPNoticias ha informado de manera oportuna, como el asunto de una niña que era golpeada por sus padres a causa de no saberse las tablas y las vocales. UNICEF sostiene que cuatro de cada 10 madres, y dos de cada 10 padres, sin importar el ámbito de residencia, reportan pegarle o haberles pegado a sus hijas o hijos cuando sintieron enojo o desesperación. Asimismo, dos de cada 10 mujeres reportan que sus esposos o parejas ejercen o han ejercido violencia física contra sus hijas o hijos en las mismas circunstancias.

Debemos recordar que los niños, niñas y adolescentes (son niñas y niños las personas con menos de doce años, y adolescentes las personas de entre doce años cumplidos y menos de dieciocho años de edad; para efectos de los tratados internacionales y la mayoría de edad, son niños los que cuentan con menos de dieciocho años de edad) tienen derecho a una vida sin violencia, explotación o abuso de cualquier tipo. El maltrato infantil se define como los abusos y la desatención a niños; desafortunadamente, el castigo corporal, las agresiones psicológicas y otras formas humillantes de trato se consideran normales y son ampliamente aceptadas, tanto como métodos de disciplina como de interacción cotidiana.

Lee: Ser niña o niño no debe doler

El castigo corporal fue reconocido en la Ley General de los Derechos de niñas, niños y adolescentes en enero de 2021 y lo considera como “todo aquel acto cometido en contra de niñas, niños y adolescentes en el que se utilice la fuerza física, incluyendo golpes con la mano o con algún objeto, empujones, pellizcos, mordidas, tirones de cabello o de las orejas, obligar a sostener posturas incómodas, quemaduras, ingesta de alimentos hirviendo u otros productos o cualquier otro acto que tenga como objeto causar dolor o malestar, aunque sea leve”.

La ley de referencia, hace una diferencia del castigo corporal con el castigo humillante, haciendo notar que es cualquier trato ofensivo, denigrante, desvalorizador, estigmatizante, ridiculizador y de menosprecio, y cualquier acto que tenga como objetivo provocar dolor, amenaza, molestia o humillación cometido en contra de niñas, niños y adolescentes.

El vivir en familia, como espacio primordial de desarrollo y bienestar y el tener una vida libre de violencia son algunos principios rectores de la protección de los derechos de las niñas, niños y adolescentes como el derecho a la vida, a la paz, a la supervivencia y al desarrollo y el derecho a vivir en familia.

México ocupa el primer lugar, entre los 33 países de la OCDE, en violencia física, abuso sexual y homicidios cometidos en contra de menores de 14 años; el maltrato infantil en muchos casos concluye en una calamidad, siendo la muerte de un infante (infanticidio) como homicidio calificado o en razón de parentesco como fue mencionado en nuestra entrega anterior.

Por que ser niña o niño no debe doler.

 

Por Keren Reyes / @keren_kelly

Foto: Freepik