Del mito a la superstición y el fanatismo



Compartir

En el artículo de la semana pasada se quedaron algunos cabos sueltos. Decíamos que “la estrategia de comunicación obradorista es implacable porque manipula la naturaleza humana y hace presa fácil a los más débiles -no necesariamente a los más ignorantes- y los convierte a su nueva religión de Estado.” Muchos me han preguntado a quiénes me refiero cuando hablo de los más débiles.

 

La debilidad a la que hago referencia es la natural propensión humana a creer en mitos. Desde temprana edad nuestra conciencia fue imbuida con mitos de diversas clases. En internet encontré esta definición de mito:

 

“Narración maravillosa situada fuera del tiempo histórico y protagonizada por personajes de carácter divino o heroico. Historia ficticia o personaje literario o artístico que encarna algún aspecto universal de la condición humana. Persona o cosa rodeada de extraordinaria admiración y estima. Y persona o cosa a la que se atribuyen cualidades o excelencias que no tiene”.

 

Se describen cinco clases:

 

– Mitos teogónicos: Relatan el origen y la existencia de los dioses
– Mitos cosmogónicos: Intentan explicar la creación del mundo
– Mitos etiológicos: Explican el origen de los seres y de las cosas
– Mitos escatológicos: Son los que intentan explicar el futuro, el fin del mundo
– Mitos morales: Son los que describen la lucha del bien y del mal, ángeles y demonio, etc. Aparecen en casi todas las sociedades.

 

Recomendamos: Entre la fantasía y la mentira

 

En muchas personas sucede que del mito surgen la superstición y el fanatismo. Dice el Diccionario de la Lengua Española que superstición es una “Creencia que no tiene fundamento racional. Fe desmedida o valoración excesiva con respecto de algo”, y fanatismo lo define como “apasionamiento y tenacidad desmedida en la defensa de creencias u opiniones, especialmente religiosas o políticas”.

 

Solo con las definiciones se puede concluir que los más débiles son los más propensos a la superstición y al fanatismo.

 

Valga decir entonces que quienes creen en López Obrador y lo idealizan como el sacerdote de la honestidad son por definición (de la RAE) personas supersticiosas y fanáticas. Aunque no lo he probado en forma científica, la intuición, la lógica y sobre todo la experiencia, me llevan a concluir que es así.

 

Existen en el internet muchos videos que dan cuenta de manifestaciones de fervor religioso cuando algunas personas están cerca de López Obrador. Le besan las manos, lo abrazan, hasta besan objetos que toca como las camionetas en las que se traslada. Lo tratan como si fuese una figura revestida de santidad, no como a un político.

 

Muchos de los simpatizantes del presidente que por accidente leen estos artículos (pues no son muy afectos a la lectura), me dedican sendos escritos plagados de insultos y frases que repiten una y otra vez como si fueran rezos o mantras: “prianista”, “lávate el hocico antes de hablar de AMLO”, “¿dónde estabas, por qué no criticabas a los de antes?”, “AMLO es el único que está luchando contra la corrupción”. Y los más recientes; “no hay crecimiento pero no hay deuda”, “la inseguridad venía desde antes, es culpa de Calderón”, “no se arregla en un año lo que destruyeron en 80, hay que darle tiempo”, entre muchas otras que son del dominio público.

 

Más allá de la broma o del insulto, subyace en esos mensajes -cuando son manifestaciones genuinas de mexicanos conversos en la nueva religión de Estado- un deseo de reivindicar la imagen de su líder quien les representa y encarna los anhelos que creían perdidos. Nadie debería de emitir un juicio sobre el corazón de esos mexicanos que creen ciegamente en López Obrador. Pero el juicio de la historia debe de ser implacable sobre aquellos que los manipulan para que actúen de esa manera.

 

La nota del fin de semana fue la frase “fuchi caca los corruptos”. Un presidente hablando a una comunidad indígena como un abuelito se dirige a una criatura de 3 años para mostrarle lo que no ha de meterse en la boca ¿Se da cuenta el caro lector de la manipulación y la falta de respeto del presidente hacia el pueblo? El ejemplo basta para exponer de cuerpo entero a un hombre que se asume como un mediador entre lo sagrado (la honestidad) y el común de los mortales. Esta es la forma grotesca en que elige exponer su homilía y difundir su evangelio a un pueblo que considera como menor de edad.

 

Lee: AMLO le dice ‘fuchi, caca’ a la corrupción y afirma que su gobierno la erradicará

 

No es nueva la idea de que el estilo de AMLO es mesiánico. No pretendo descubrir el hilo negro, simplemente quiero profundizar en la idea y contribuir al debate político desde una perspectiva que ayude a abrirle los ojos a los menos débiles.

 

Concluyo. Hemos tenido presidentes con diferentes defectos y virtudes pero el actual es una pieza de artesanía. López Obrador tiene un pensamiento del pasado, en el presente utiliza las técnicas más modernas para manipular a las masas y compromete el futuro como ningún otro en la historia reciente.

 

Así lo escribió un lector en Facebook, Michel Chaín: (AMLO es un) “líder premoderno en un país moderno, pero en un entorno posmoderno, arrasa políticamente usando medios posmodernos como las posverdades y las fakenews, y prometiendo asegurarse de que nos quedemos en la premodernidad.”

 

Por Jóse Zenteno/ @PepeZd

Compartir

Avatar

José Zenteno

Director de MAS DATA. Investigador de percepciones y preferencias públicas.

Entrada Relacionada

Contacta a nuestros reporteros