FORTALECEMOS AL CAMPO POBLANO
PREDIAL 2023
Publicado enVirales

Hombre se quita la vida y envenena a sus 13 perros para no dejarlos desamparados

perro
Foto: Internet

Un hombre que era residente de Oxkutzcab, Yucatán, se mató y envenenó a sus 13 perros para no dejarlos desamparados.

Mauricio Escobedo Burgos, el hombre que envenenó a sus perros, no encontró otra solución luego de que el médico le informara que el cáncer que padecía había llegado a la etapa terminal.

Y, mientras se conducía de regreso a casa, solo pensaba en sus perros. Desde que se enteró del cáncer había vivido sólo por ellos. Hasta que se mató.

Lee: Niña de cuatro años cuida a sus dos hermanitas por días, su padre falleció

Incluso se había distanciado de sus amigos, aunque algunos todavía lo visitaban y le ayudaban a cuidar a los perros. Finalmente, optó por matarse y envenenarlos.

El último día de un hombre con cáncer terminal que se mató y envenenó a sus 13 perros

A los 76 años, un hombre de Yucatán se mató y envenenó a sus 13 perros para no dejarlos desamparados. Se había enterado de que su cáncer estaba en etapa terminal.

Su decisión fue considerada egoísta, pero ni el llevárselos a su hermano fue una opción para Mauricio Escobedo Burgos, que decía amar a sus perros y vivir por ellos.

Al final, en su último día el hombre paseó por el mercado local y compró alimento que no solía darle a sus perros. Llegó a casa, en la calle 40-A, entre 51 y 53 de la colonia San Antonio, y antes de matarse escribió una nota suicida.

Puedes leer: Mujer arroja al océano a su perro, porque no podía pagar el veterinario

El exagente del Ministerio Público finalmente alimentó a sus perros con el veneno y bebió lo que sobraba. Después, se recostó sobre su hamaca y allí murió.

Mató a sus perros y su última voluntad fue que un amigo los sepultara

Mauricio Escobedo Burgos, quien se mató y envenenó a sus 13 perros para no dejarlos desamparados, pidió perdón a su hermano en una carta póstuma.

La nota deja claro que nadie debe ser culpado por su muerte, pues se mató y envenenó a sus 13 perros para terminar con una “lucha” a la que no podría darle un “final feliz”.

Su última voluntad, según la carta, fue que Luis Paredes, un albañil amigo suyo, sepultara a sus perros en el terreno donde vivía.

El cadáver de Mauricio Escobedo Burgos fue encontrado por su hermano, y a su lado, sus 13 perros; 8 ya habían muerto pero otros 5 aún agonizaban.

 

Crédito: SDPNoticias

Por @MTPNoticias