Científicos del MIT crean cubrebocas que con calor inactiva el Covid-19



Compartir

Desde que el Covid-19 se convirtió en pandemia, muchos investigadores y científicos han buscado mejorar o desarrollar mascarillas faciales que filtren de manera efectiva el aire, y los diseños e innovaciones nos han sorprendido a todos.

 

En este contexto, científicos del Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT), se encuentran creando un cubrebocas capaz de inactivar el SARS-CoV-2 a través del calor mediante una malla de cobre calentada que esté rodeada de neopreno aislante y funcione con baterías.

 

“A medida que la persona que usa la máscara inhala y exhala, el aire fluye repetidamente a través de la malla, y las partículas virales en el aire se ralentizan e inactivan debido a la malla y las altas temperaturas”, explican en MIT News.

 

Lee: Empresa robótica de Japón crea un cubrebocas traductor

 

Michael Strano, profesor de ingeniería química del MIT y participante del proyecto, comenta que esta máscara no bloqueará completamente el virus, pero que sí lo ralentiza e inactiva. Por ahora se encuentran en la fase del desarrollo de prototipos y esperan poder probarlos pronto.

 

¿Cómo funciona el mecanismo?

 

Los investigadores destacaron que la mayoría de los institutos y empresas se encuentran desarrollando mascarillas que si bien filtran el virus no lo desactivan. Para obtener este mecanismo los científicos realizaron algunos modelos matemáticos con el objetivo de determinar el rango de temperatura que necesitarían para desactivar al COVID-19.

 

Samuel Faucher, autor principal de este proyecto, comenta que esta máscara se basa en un mecanismo diferente a los que se utilizan comúnmente hoy y funciona predominantemente por inactivación térmica.

 

Los científicos encontraron que una temperatura de 90 grados Celsius podría lograr una reducción de entre mil y un millón de partículas virales, dependiendo del tamaño final de la máscara.

 

Asimismo, mostraron que esta temperatura se puede lograr pasando corriente eléctrica a través de una malla de cobre de 0,1 milímetros de espesor o un calentador termoeléctrico alimentado por baterías.

 

No, no quema

 

Los prototipos actuales incluyen una batería de 9 voltios, que proporcionaría energía suficiente para calentar la máscara durante unas horas y enfriaría el aire antes de inhalarlo.

 

Por otro lado, explican que la malla de cobre estará rodeada de neopreno, un material aislante que evita que la máscara se caliente demasiado.

 

Por @MTPNoticias

Crédito: Entrepeneur

Foto: MIT News

Compartir

Entrada Relacionada

Contacta a nuestros reporteros