teatro del pueblo
911
Publicado enNación y Mundo

TRUMP LANZA GUERRA COMERCIAL CONTRA MÉXICO, CANADÁ Y LA UNIÓN EUROPEA

@MTPnoticias

La tregua ha terminado para Donald Trump. La Administración estadounidense ha decidido reactivar los nuevos aranceles al acero (25%) y al aluminio (10%) importado de la Unión Europea, México y Canadá que había dejado en suspenso hasta este viernes, 1 de junio, con el fin de abrir una negociación que le reportase otras contrapartidas. Las previsibles represalias por parte de la UE abocan a la guerra comercial.

“Es puro y simple proteccionismo. Estados Unidos no nos deja otra opción que proceder a presentar el caso ante la Organización Mundial de Comercio (OMC) e imponer más aranceles a una serie de importaciones de Estados Unidos”, ha anunciado el presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker.

Wilbur Ross, secretario de Comercio, anunció este jueves que los gravámenes entrarán en vigor a medianoche. Esta semana Washington también dio por terminado el alto al fuego con China y advirtió de que los aranceles por valor de 50.000 millones de dólares se concretarán el 15 de junio. Aun así, Ross viaja mañana viernes a Pekín para seguir con las conversaciones.

Pero con Europa el sistema trumpiano de abrir las negociaciones con rehenes sobre la mesa (con aranceles sobre productos concretos ya anunciado y acto seguido congelados) no ha funcionado. Bruselas ha indicado que desistirá de cualquier negociación comercial con Estados Unidos si hay aranceles nuevos.

Además, tiene diseñada la represalia a Washington, una serie de gravámenes sobre 350 productos -de whiskey a calzado, pasando por motocicletas- cuyas ventas anuales suman unos 6.400 millones. Las ventas de acero y aluminio a Estados Unidos suman esos 6.400 millones al año.

Cuando Trump lanzó su primera amenaza contra el acero y el aluminio europeos, la Comisión Europea, con competencias exclusivas sobre la política comercial de la UE, ya notificó la lista de aranceles a la Organización Mundial de Comercio para poder actuar con rapidez si Washington abría la guerra comercial.

También México ha advertido de que habrá respuesta, pues en un comunicado la Secretaría de Economía dijo:

México impondrá medidas equivalentes a diversos productos como aceros planos (lámina caliente y fría, incluidos recubiertos y tubos diversos), lámparas, piernas y paletas de puerco, embutidos y preparaciones alimenticias, manzanas, uvas, arándanos, diversos quesos, entre otros”.

Trump prometió desde candidato dar la batalla contra el déficit comercial de Estados Unidos, es decir, la diferencia negativa entre lo que exporta y lo que importa. Ese desequilibrio suma más de 550.000 millones de dólares y el magnate neoyorquino lo señala como gran mal del sector industrial estadounidense y de la clase media.

Lo que Estados Unidos quiere de Europa para dejar de lados los aranceles no quedó claro este jueves. Ross insitió a los periodistas en que las negociaciones comerciales deben girar en torno a “una variedad de temas”, pero rehusó especificarlos. Con otros países, como Corea del Sur, ha sido posible un acuerdo de limitación de importaciones procedentes de dicha economía a EE UU. También Australia, Brasil y Argentina mantienen la exención de estos aranceles sobre el aluminio y el acero al haber llegado a acuerdos.

China y Estados Unidos han anunciado aranceles de forma recíproca para productos por valor de 50.000 millones en cada sentido y amenazado con rondas aún más voluminosas. Mientras, los únicos efectivos hasta ahora son esos anunciado en marzo mencionados por Ross, sobre importaciones por valor de 6.000 millones de dólares (3.000 por cada banda).

Afectan al acero y aluminio chinos, por un lado, y la carne de cerdo, ciertas frutas, vino y tubos de acero que de EE UU, por otro. Es una cifra mínima con relación a los 630.000 millones que movió el comercio de estas dos potencia el año pasado.

Crédito: El País
Foto: Internet, la tercera

LA VILLA
Marisol Martinez

Marisol Martínez

Marisol Martínez