TIENES GANAS DE PUEBLA

Expansión

Después de una noche de cócteles en San Diego, una mujer se metió en la parte trasera de un Uber para llevarla a casa. Estaba tan ebria que tuvo que pedirle al conductor que se detuviera para poder vomitar. Ella dice que luego se desmayó en el asiento trasero.

Cuando recuperó la conciencia, el conductor de Uber estaba encima de ella, violándola, a una cuadra de su casa, según el informe policial y dos fuentes familiarizadas con la investigación.

Ella pudo escapar y marcar al 911

Más tarde, la policía arrestó al conductor de Uber, John David Sánchez, de 54 años. Cuando buscaron en su computadora, encontraron videos de Sánchez violando mujeres y abusando de adolescentes, que datan de al menos cinco años.

En noviembre, Sánchez fue sentenciado a 80 años de prisión por la violación del pasajero de Uber y otros 33 cargos en su contra, incluidos los asaltos sexuales de al menos otras nueve mujeres y niños. Sánchez drogó a muchas de sus víctimas.

Una investigación desveló que Sánchez es solo uno de al menos 103 conductores de Uber en Estados Unidos que han sido acusados de agredir o abusar sexualmente de sus pasajeros en los últimos cuatro años. Los conductores fueron arrestados, son buscados por la policía o han sido nombrados en demandas civiles relacionadas con los incidentes.

Al menos 31 conductores han sido condenados por crímenes que van desde roces forzados hasta violaciones. Docenas de casos criminales y civiles están pendientes.

No hay datos públicamente disponibles para la cantidad de agresiones sexuales por parte de los conductores de Uber o para conductores de otras compañías de viajes compartidos.

El análisis proviene de una revisión en profundidad de los informes policiales, los registros de los tribunales federales y las bases de datos de los tribunales de los condados de 20 de las principales ciudades de EU.

En otro caso, una mujer de Miami dejó a sus hijos con su abuela y fue a un bar con un amigo. Ella tomó un Uber a casa. Dice que se desmayó en el camino y se despertó a la mañana siguiente con los pantalones y la ropa interior en el suelo.

El conductor de Uber supuestamente la llevó a su apartamento, la arrojó sobre la cama y la agredió sexualmente. Ella es una denunciante en una demanda colectiva propuesta contra Uber.

¿Cuántas personas deben ser agredidas antes de que se haga algo?”, dijo.

Según la policía, el conductor les dijo que sabía que la víctima había estado bebiendo. Se declaró inocente de agresión sexual y espera juicio.

Una mujer en Long Beach, California, que alega que se durmió ebria en la parte posterior de un Uber en 2016, dijo que se despertó con el conductor que la agredía. El conductor, de 47 años, fue encontrado al día siguiente con su teléfono y luego arrestado. Afirmó que el sexo fue consensual y el fiscal de distrito desestimó la causa penal en su contra. Ella está demandando a Uber por el incidente y por representar sus servicios como “seguros”.

El tema de la agresión sexual entra en conflicto con los mensajes de la marca de Uber para proporcionar un “viaje seguro a casa”. Sus anuncios impresos y digitales muestran que las mujeres que toman Ubers salen de noche, y una asociación con Mothers Against Drunk Driving incluye una campaña de “conductores designados” que insta a los usuarios a tomar un Uber para evitar conducir bajo la influencia del alcohol.

Los conductores aceptan las pautas de la comunidad de la compañía cuando se registran para trabajar en el servicio. Uber dijo que actualizó sus estándares en diciembre de 2016 para especificar que no se permite ningún contacto sexual cuando se usa su plataforma.

La policía rastrea los crímenes reportados

De los 103 conductores de Uber acusados de agresión sexual o abuso, en 18 de ellos, las causas penales no avanzaron porque se retiraron los cargos, se desestimaron los casos o se declaró que los conductores no eran culpables.

Algunos fiscales y oficiales de policía dijeron que los casos no avanzan por varias razones, como la falta de una causa probable o la cooperación de un testigo.

Además de encontrar a los 103 conductores acusados de crímenes o nombrados en una demanda civil, CNN contactó a más de 20 departamentos de policía para obtener datos sobre quejas que involucraban a conductores de Uber o Lyft y asalto sexual.

Cuatro departamentos de policía (Austin, Boston, Denver y Los Ángeles) rastrearon crímenes que involucraban a conductores de viajes compartidos y compartieron sus datos sobre denuncias de agresión sexual.

Mientras tanto, el departamento de policía de Denver ha registrado al menos nueve denuncias de agresión sexual o abuso sobre conductores de Uber y al menos 12 sobre conductores de Lyft desde 2015, pero solo dos de esas denuncias dieron lugar a cargos penales. La mayoría de los otros casos de Denver se volvieron inactivos debido a la falta de cooperación de los testigos o el fiscal de distrito los rechazó por falta de pruebas.

Foto: Expansión