"PRIMERA GENERACIÓN USEP"
ELISA CARRILLO Y AMIGOS
Publicado enNación y Mundo

Israel podría suspender contacto con el Consejo de Derechos Humanos de la ONU

El Libro de Libros
728-x-907

@MTPnoticias

En octubre pasado, el gobierno de los Estados Unidos anunció que dejaría la UNESCO, la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura, citando, entre otras cosas, su notorio sesgo anti-Israel.

Jerusalem dio la bienvenida al movimiento y anunció que seguirá su ejemplo.

“Esta es una decisión valiente y ética porque la UNESCO se ha convertido en un teatro del absurdo y en lugar de preservar la historia, la distorsiona”, dijo en ese momento el primer ministro Benjamín Netanyahu.

Esta semana, la administración estadounidense anunció que se retiraría del Consejo de Derechos Humanos de la ONU, citando, entre otras cosas, su parcialidad anti-Israel.

Jerusalem dio la bienvenida al movimiento, con Netanyahu una vez más calificando de “valiente”, llamando al Consejo una “organización parcial, hostil y anti-Israel que ha traicionado su misión de proteger los derechos humanos”.

Mientras que Israel, que no es miembro del consejo de 47 naciones, no puede hacer lo mismo aunque quisiera, las fuentes sostuvieron el miércoles que era posible e incluso probable que Netanyahu anunciara pronto que Israel estaba suspendiendo todos los contactos con el consejo.

“¿Cómo podemos quedarnos cuando EE. UU. cerró de golpe la puerta por cuenta nuestra?”, dijo un antiguo diplomático al Times of Israel, argumentando que “una vez que Estados Unidos haya dejado el consejo por nosotros, no tenemos más remedio que cortar las relaciones”.

Hasta el momento, no se ha tomado ninguna decisión sobre cortar los lazos con el Consejo, dijeron funcionarios israelíes al Times of Israel el miércoles.

Las opciones de medidas que Israel podría tomar contra el Consejo son limitadas, pero en el pasado ha encontrado formas de expresar su disgusto con el organismo con sede en Ginebra.

En 2012, Israel anunció que estaba cortando todos los lazos con el organismo después de que los Estados miembros votaron a favor del establecimiento de una misión de determinación de los hechos en la actividad de construcciones de Israel en Judea y Samaria. (Restauró el contacto menos de un año después).

A principios de este año, el Consejo votó a favor de una investigación sobre las acciones recientes de Israel para contrarrestar a los islamistas en la frontera de Gaza, que fue denunciada con vehemencia por los políticos israelíes.

Hasta el miércoles, Israel mantenía su estatus como observador ante el Consejo. La embajadora Aviva Raz Shechter, enviada de Israel a las instituciones de la ONU en Ginebra, dio la bienvenida al paso de la administración estadounidense como un “fuerte mensaje sobre la necesidad urgente de una reforma”.

El martes, unas horas antes de que la embajadora de los Estados Unidos Nikki Haley y el secretario de Estado Mike Pompeo anunciaran la retirada de Washington del Consejo, Raz Shechter aún participó en una discusión sobre el informe anual del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos, en el que criticó el prejuicio anti-Israel del Consejo.

“Sabemos que cuando se trata de Israel, el Consejo no está interesado en los hechos”, dijo.

Sin embargo, hace apenas dos meses, Raz Shechter asumió un puesto en representación del Grupo de Estados del Oeste y Otros en el llamado Grupo Consultivo, un organismo que designa y designa a titulares de mandatos especiales.

Ella está lista para servir en este puesto importante hasta abril de 2019.

Ya el miércoles, el asiento del enviado de los Estados Unidos al Consejo estaba vacío, mientras el cuerpo se reunía para discutir ejecuciones sumarias, la libertad de expresión, los derechos de los migrantes, la violencia contra las mujeres y otros asuntos.

Estados Unidos “renunció a su asiento con efecto inmediato”, dijo un funcionario del gobierno de Estados Unidos al Times de Israel el miércoles. “No vamos a participar en las sesiones del Consejo de Derechos Humanos en el futuro, incluso en la sesión actualmente en curso”.

Fue la primera vez en la historia del Consejo que un Estado miembro renuncia voluntariamente (Libia fue expulsado hace siete años). Estados Unidos, cuyo mandato expirará a fines de 2019, ahora tendrá que ser reemplazado por otro Estado del grupo de Europa Occidental y Otros. Los Estados miembros son elegidos por la Asamblea General de las Naciones Unidas; actualmente no está claro cuándo y cómo se seleccionará un reemplazo para los Estados Unidos o si formalmente Estados Unidos seguirá siendo observador hasta el 31 de diciembre de 2019.

Mejor tener una voz

Muchos políticos israelíes se regocijaron por el anuncio del martes de la retirada estadounidense de lo que el centrista MK Yair Lapid apodó el “Consejo para los Derechos de los Terroristas”. Diplomáticos profesionales en Jerusalem, sin embargo, señalaron que la jugada simbólica podría dañar a Israel en el largo plazo.

Funcionarios del Ministerio de Relaciones Exteriores le dijeron a Channel 10 que la ausencia de Estados Unidos haría mucho más difícil bloquear las iniciativas anti-Israel en el Consejo.

En el pasado, argumentaron, los Estados Unidos, cuando estaban solos en la defensa de Israel, podían al menos ejercer cierta influencia, por ejemplo en lo que respecta a la elección de un nuevo alto comisionado para los derechos humanos o la publicación de una lista negra de empresas israelíes que operan en Judea y Samaria.

Así como los diplomáticos israelíes no estaban muy contentos de que Estados Unidos e Israel renuncien a la UNESCO -a pesar de su enojo por muchas resoluciones anti-israelíes aprobadas allí-, no necesariamente se regocijarían si Netanyahu cortara las relaciones con el Consejo de Derechos Humanos tampoco.

El argumento es el mismo: no es el marco de la ONU el responsable de las resoluciones antiisraelíes, sino los Estados miembros, y países como Venezuela o Qatar, que seguirán garantizando que Israel no recibirá un trato justo, con Estados Unidos o sin él.

Las organizaciones inherentemente tendenciosas no deberían ser legitimadas por la membresía de los EE. UU., dicen los defensores de la renuncia de los Estados Unidos a la UNESCO y al Consejo de Derechos Humanos.

Pero mientras el resto del mundo civilizado se aferre a estas organizaciones, incluso si exige reformas, como lo hizo el Reino Unido , no solo continuarán existiendo sino que también disfrutarán de una gran legitimidad internacional, incluso sin la administración estadounidense.

En todo caso, el retiro unilateral deja el campo de juego a sus enemigos y le privan de la oportunidad de influir desde adentro, argumentó Hillel Neuer de UN Watch, él mismo un crítico permanente del Consejo de Derechos Humanos.

“Lamentablemente, sabemos que la ausencia de los Estados Unidos no impedirá que el Consejo cree comisiones de investigación con prejuicios, cuyos informes se envíen a La Haya, o adopte resoluciones sesgadas que se citan en todo el mundo y afecten los corazones y las mentes de millones en todo el mundo”, dijo a The Times of Israel.

¿Por qué no enviar al famoso profesor de derecho y defensor pro-Israel Alan Dershowitz para ser el nuevo embajador de Washington ante el Consejo de Derechos Humanos ?, sugirió Neuer.

“Pero debido a que este organismo no va a desaparecer, y lo sabemos por el retiro de Estados Unidos de 2006 a 2009, lo que necesitamos es que Estados Unidos nombre a alguien como Nikki Haley para que tome la palabra y diga la verdad al poder”.

Crédito y fotos: Noticias de Israel  

Etiquetado:
Elvia Cruz

Elvia Cruz

Estudió una maestría en Periodismo Político en la Escuela de Periodismo Carlos Septién García. Ha colaborado en diversos medios locales, nacionales e internacionales como CNN en Español, Grupo Expansión,...