¡DEADPOOL, SUBE A JACK A LA TABLA!



Compartir

 Julieta Cerezo

Deadpool (Ryan Reynolds) es el superhéroe que parece tenerlo todo: novia, poderes impresionantes, un increíble sentido del humor y su propia franquicia.

Así quedaron las cartas para el “Mercenario Bocazas” – así le llaman en España, en serio – al término de la primera entrega pero para la anticipada segunda parte, todo se va al diablo.

La novia es asesinada, los súper poderes se esfuman durante unos 15 minutos pero, afortunadamente, las risas persisten. Para no contarle toda la trama de esta divertida comedia de ciencia ficción, solo le adelantaré el dato que está causando polémica en toda la internet: las escenas post créditos.

Al final de la película, Deadpool a través de un dispositivo especial propiedad de Cable (el malo no tan malo interpretado por Josh Brolin), viaja en el tiempo y revierte errores de su pasado, incluso el momento en el que el propio Ryan Reynolds acepta interpretar a su peor error cinematográfico, Greenlantern, entre los cambios en el tiempo, uno en particular ha generado especulaciones y teorías.

Y como no eran suficientes las teorías que aún me tienen haciendo cálculos con Avengers: Infinity War, ahora Deadpool está generando confusiones en las mentes de sus seguidores. El héroe de mallas de látex rojas logra corregir un momento crucial de esta secuela, nada más y nada menos que la muerte de Vanessa, su novia, quien es asesinada y, de alguna manera, Deadpool contribuyó a su muerte.

Después de 1 hora con 40 minutos de lidiar con el hecho de que este superhéroe estaba destrozado (literal, es partido en dos), tras el deceso de su mujer. Repara lo sucedido y parece reunirse con ella, esta escena post créditos, según lo comentaron los guionistas de la película, Paul Wernick y Rhett Reese, sí se vuelve parte de la trama original, lo que ha creado cientos de ideas no solo para el futuro de la saga Deadpool sino también para el futuro de X-Men.

Dejaré las posibilidades en el futuro y hasta aquí con los spoilers de Deadpool, sin embargo, lo visto en esta cinta me llevó a reflexionar en otros universos y otros amores. El “si hubiera” bien dicen que no existe pero como Deadpool parece haber salvado a Vanessa de la muerte, ¿qué hubiera pasado si los grandes amores del cine terminaran juntos?

Seguramente ha visto el meme o incluso el movimiento con firmas que le reclamaba al director, James Cameron, que Jack (Leonardo DiCaprio) sí cabía en la tabla que salvó la vida de Rose (Kate Winslet), lo que implica que este gran amor (que se conoció apenas por un par de días, cual historia de princesas Disney) podría haber sobrevivido a la catástrofe del iceberg, llegar a Nueva York y vivir felices para siempre.

Tal vez Jack habría convencido a Rose de que, una vez establecidos en la Gran Manzana, podrían haber vendido el diamante que ella, envejecida y con añoranzas, arrojó al mar. La joya “Corazón del Mar”, les habría dado lo suficiente para dedicarse a la buena vida, él a sus pinturas y ella a posar. O, tal vez, Rose se habría percatado de que con un pintor no hubiera sobrevivido la Gran Depresión estadounidense y esa piedra los habría salvado de la miseria.

En esas posibilidades, si en Moulin Rouge hubieran tenido el reloj de viaje en el tiempo de Cable, Satine (Nicole Kidman) habría sido curada de la tuberculosis que la mató y habría vivido “feliz por siempre” con el romántico escritor Christian (Ewan McGregor).Siempre hubieran tenido París.

Aunque la vida de showgirl de Satine podría haberle incomodado a Christian quien le habría tenido que pedir que dejara de trabajar y se habrían mudado al lounge de sus amigos bohemios, lo que habría alejado a Satine de su vida de lujos. Imposible predecir si eso le hubiera gustado a la talentosa y bella Satine.

¿Qué habría sido de The bridges of Madison County si Francesca y Robert se hubieran fugado juntos? Esta trama del adulterio de una infelizmente mujer casada, Francesca (Meryl Streep) podría haber dejado a una infelizmente divorciada mujer pues de haber huido con Robert, se habría percatado de la inestabilidad que su vida como fotógrafo que recorre el mundo no le habría dado lo que tanto estaba buscando.

Al fin y al cabo solo pasaron cuatro días juntos, y sin más él le pidió que huyera con él, dejando a su esposo e hijos, pero ella no acepto aunque lo siguió atesorando como el gran amor de su vida hasta su muerte. Al menos la relación de Deadpool con Vanessa era mucho más larga…

La única película, que recuerde, que juega con el “hubiera” ha sido La la land dejando al espectador con un nudo en la garganta porque el otro Ryan (Gosling) en el papel del músico de jazz, Sebastian, se conecta en los últimos minutos de la cinta con Mia (Emma Stone).

Ellos cruzan sus miradas tras años de no verse y en un minuto construyen lo que hubiera pasado de haberse quedado juntos. Boda, bebé y una vida feliz, es lo que les deparaba la vida, aunque doloroso fue para ellos y tal vez más para el espectador, que esa felicidad ambos la pudieron construir pero cada quien por su lado.

Éstas no son todas ni las más grandiosas historias de amor en el cine pero Deadpool me planteó la posibilidad de pensar en otros finales para estas parejas, ¿y si usted tuviera el reloj de Cable, a qué pareja salvaba?

 

Foto: web.

Compartir

Julieta Cerezo

Julieta Cerezo

Ha trabajado como reportera en medios locales como El Sol de Puebla. Con experiencia en el ámbito cultural, dentro y fuera del medio periodístico, escribe la sección Storyboard para MTP noticias.

Entrada Relacionada

Netflix va ganando

Publicado por - 10 diciembre, 2019 0
Se anunciaron las nominaciones a los Globos de Oro 2020 y aun sin tener ningún premio en sus manos, Netflix…

Contacta a nuestros reporteros