FORTALECEMOS AL CAMPO POBLANO
PREDIAL 2023

Gerardo Pérez García

Pese a deberle todo a su partido el Revolucionario Institucional, él no ha sabido corresponder ni ser agradecido, mucho menos leal con los hombres y mujeres que le tendieron la mano para llegar al liderazgo estatal tricolor, a la Secretaría de Gestión Social del CEN como a la sub-Secretaría de SEDESOL y SEDATU.

Juan Carlos Lastiri Quirós en su afán y anhelo de empoderarse no ha dudado en traicionar y dar la espalda a quienes llama sus ‘amigos’.

A Mario Marín lo cambió por Rafael Moreno Valle Rosas, pese a que el primero le abrió las puertas del gobierno cuando no tenía nada.

A Javier López Zavala lo traicionó por Moreno Valle en 2010.

También traicionó a Blanca Alcalá en 2016.

Lo mismo hizo con Enrique Doger Guerrero. 

Y con Alejandro Armenta Mier.

Al igual con Alberto Jiménez Merino.

Y con Víctor Manuel Giorgana.

Y qué decir de sus amigos que lo ayudaron en los momentos en los que no tenía dinero, ni cargo público.

Ahí están los casos de Raúl de la Llata Mier.

De Edgar Garrido.
El de Juan Carlos Becerra.

Todos ellos se conocen desde niños, adolescentes y en la arena política.

Al igual que el profesor Óscar Emilio Carranza.

Aldo Enrique Cruz.
A todos olvidó.
A todos ellos les dio la espalda.

La traición al líder de la CTM Carlos Aceves del Olmo

Dos recientes casos lo ilustran de manera más contundente.

Y retratan de cuerpo entero al político oriundo de Zacatlán, donde fue Presidente Municipal y de ahí saltó al terreno político de Puebla, para posteriormente arribar a la “gran carpa” de la política nacional, como es la Ciudad de México.

Primero engañó y se burló del dirigente nacional de la CTM -Confederación de Trabajadores de México- y Senador, Carlos Aceves del Olmo, lo que llevó a que su líder cetemista en Puebla, Leobardo Soto Martínez, rompiera con Juan Carlos Lastiri.

Y lo acusara de traidor.

¿Qué sucedió

-Se dice-, que Lastiri le prometió a Carlos Aceves que candidatura al Senado sería para la CTM.

O sea, para Leobardo Soto.

Y no cumplió.

La candidatura fue para Lastiri.

Después -también trascendió- que no otorgó varias obras para los sindicatos de la CTM, tanto de la Secretaría de Desarrollo Social y de la SEDATU.

Lo que llevó a Aceves del Olmo a romper el acuerdo y pacto cetemista con Lastiri.

Mismo que le otorgaron cuando acudió a buscar el respaldo obrero en busca de la candidatura al Gobierno de Puebla y la primera organización que se decantó por Lastiri fue la CTM de Puebla.

Al final del camino, Juan Carlos los engañó y traicionó.

Y la de Paco Ramos

Para continuar con -Paco- Francisco Ramos Montaño, quien durante años sirvió y operó, política y electoralmente, a Lastiri.

Entrega y lealtad de Paco a Juan Carlos.
Y el pago de Juan Carlos a Paco fue también de engaño, burla y traición.
Amén -se sabe- Lastiri le debe a Ramos una considerable cantidad de dinero.
Y -comentan- le dijo:

No tengo dinero y no te voy a pagar”.

Ante esa respuesta, Paco tomó sus carpetas, dio la media vuelta y se retiró.
Para después llevar a sus grupos, redes y contactos aFernando Manzanilla, quien no dudó en recibirlo.

Lastiri y su lealtad con Moreno Valle

Desde 2010, cuando presidía el Comité Directivo Estatal del PRI, Lastiri fue cooptado por Moreno Valle.

Tan es así, que ya en el gobierno, nunca tocó ni con el “pétalo de una rosa” al morenovallismo.

El pago no se hizo esperar.
Juan Carlos era “cliente VIP” de Casa Puebla.
Siempre estaba a su disposición un helicóptero.
Y que usaba de manera regular.

Además de cobrar jugosa dieta en Casa Puebla, que se sumaba al jugoso sueldo que recibía como Diputado Federal y lo de los chicles en el edificio de la Diagonal.

Lastiri nunca temió al rebote.

O que fuera desenmascarado.

Su gran protectora Rosario Robles, ahí está.

Más la “estafa maestra” pende de un hilo.

Y se cae…. degollará a Rosario Robles y a Lastiri.

Sin olvidar:

No ganará la Senaduría.
Y no tendrá fuero.
Y como siempre, el hilo se rompe por lo más delgado.
Al tiempo.

 

Gerardo Pérez

Gerardo Pérez

Periodista poblano