Gerardo Pérez García

El retorno al escenario de la política nacional y a la vida sindical del SNTE de Elba Esther Gordillo Morales marca un hito en la historia de México, porque ningún personaje que ha estado en cárcel y, después de salir libre, retorna para en multitudinaria rueda de prensa… decir su verdad.

Hasta donde se recuerda nadie lo ha hecho.

Ni Jorge Díaz Serrano, el Senador desaforado, y amigo-amigo de José López Portillo, en la Presidencia de Miguel de la Madrid.

Ni -La Quina- Joaquín Hernández Galicia, poderosísimo líder del sindicato petrolero, encarcelado al inicio sexenio de Carlos Salinas.

Tampoco Carlos Jonguitud Barrios, que pese no haber pisado la cárcel, “voluntariamente” dejó la dirigencia del SNTE.

Sólo ella.
Sí, Elba Esther.

Estuvo 5 años y seis meses en la prisión de mujeres Tepepan.
Para, finalmente, ser declarada por un Tribunal Federal… inocente de los cargos imputados por el entonces Procurador General de la República, Jesús Murillo Karam.

Esto fue al arranque -26 de febrero de 2013- de la administración Presidencial del priista Enrique Peña Nieto, cuando la maestra llegaba al aeropuerto de Toluca, sede, por cierto, del clan Atlacomulco.

El lunes pasado cumplió su promesa que hizo al ser declarada libre -el pasado miércoles 8 de agosto-, hablaré el lunes 20…

Y lo hizo.
Y habló su verdad.
Y dejó plasmado que ESTÁ DE REGRESO.
Y enfrentará a los demonios que tenga que enfrentar.
No se dobló.
Ni se arrodilló.
Nada la doblegó.

Se derrumbó la Reforma Educativa

Vestida con pantalón y saco negro. Visiblemente delgada. Con voz firme, pero que se le cortaba en algunos momentos.
No leyó texto alguno.
De pie y frente a un centenar de periodistas, cámaras y fotógrafos… Elba Esther habló su verdad.
Fue tajante al afirmar que la Reforma Educativa -de Peña Nieto-… ¡se derrumbó!
Que el SNTE atraviesa por su peor crisis. Que hoy está abyecto. Y doblado.

Dijo:

“Estoy de regreso”.
“Me traicionaron”.
“Sufrí y lloré”.
“Lo hago sin obsesiones ni rencores”.

Atajó:

“Ejerceré mi libertad”.
“Siempre estaré al lado de los maestros”.
“El tiempo me dio la razón”.
“Vayamos unidos al momento que exige el país”.

Durante 24 años mandató en el SNTE

Elba Esther Gordillo ejerció el más largo cacicazgo del sindicato magisterial… de 1989 al 2013.
Fueron 24 años consecutivos de liderar a un millón 500 mil trabajadores de la educación.
Nadie lo había hecho.
El 26 de diciembre de 1943 se creó oficialmente al Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación con el Presidente de México -el poblano- Manuel Ávila Camacho.
El SNTE con una vida de 75 años ha tenido 13 secretarios generales.
De esos 13 líderes, únicamente dos aglutinan 39 años de mandatar a las y los maestros de México.
Carlos Jonguitud Barrios arribó a la Secretaría General en 1974 de la mano del mandatario nacional Luis Echeverría Álvarez.

Y en 1989, el Presidente Carlos Salinas de Gortari lo obligó a dejar el liderazgo, después de un reinado de 15 años de Carlos Jonguitud.

Y en 1989, el mismo Carlos Salinas entronizó a Elba Esther Gordillo.
Y la maestra se mantuvo al frente del SNTE durante… 24 años.
Y en febrero de 2013, el aún titular del Ejecutivo Enrique Peña Nieto, a través de la PGR, detienen y encarcelan a la maestra.
Hoy está de regreso.
Ella escribirá un nueva historia.
Lo hará al lado del primer Presidente de izquierda en México, Andrés Manuel López Obrador.
El mismo que en 2006… la rechazó.
Y AMLO perdió ante el panista Felipe Calderón.
Más el destino los volvió a cruzar y entrelazar.
Elba Esther desde la prisión domiciliaria de su casa apoyó y operó por López Obrador.
Y a partir del primero de diciembre, cuando Andrés Manuel se ciña la Banda Presidencial comenzará la nueva historia de Elba Esther.
Peña Nieto la encarceló.
Y Peña Nieto la liberó.
Al tiempo.

Foto: Publímetro